Skip to content

7 signos de que el dolor abdominal no está relacionado con los gases

5 Mayo, 2021
            7 signos de que el dolor abdominal no está relacionado con los gases

El dolor abdominal a menudo está estrechamente relacionado con el gas. "Algunas personas son hipersensibles a un pequeño aumento en la cantidad de gas, lo que causa más dolor", dice la gastroenteróloga Renata Madureita, del Centro Médico y Estético de Río de Janeiro (CETERJ).

Hombre con mano en el vientre que indica dolor en la región - "Foto: Getty Images"

Sin embargo, esta no es la única causa del problema. Por lo tanto, es importante enumerar los otros síntomas que aparecen con este dolor, ya que ayuda a determinar mejor el diagnóstico.

Aquí hay signos de que su dolor abdominal puede ser más que solo gases:

1. Siente dolor localizado

Por lo general, el dolor de gases abdominales suele ser menos específico. "En general, parece más difuso, cubriendo prácticamente todo el abdomen", explica el cirujano general Rafael Lopes, jefe de personal del Hospital Santa Paula (SP).

Los dolores en lugares más específicos a menudo tienen causas que también son específicas y requieren atención especial. Por ejemplo, el dolor en el lado inferior derecho del abdomen puede estar relacionado con apendicitis, enfermedad de Crohn o hernias, mientras que el dolor más a la izquierda puede ser gastritis, como lo demuestra el gastroenterólogo Renata.

2. Cómo se manifiesta el dolor

Por lo general, el dolor abdominal causado por el gas se manifiesta como punzadas o calambres. "Es un dolor repentino, es decir, de inicio rápido, de intensidad más leve y, por lo general, similar al cólico, con períodos de mejoría y empeoramiento", describe la cirujana general y digestiva Danielle Menezes Cesconetto, Hospital Santa Paula (SP)

3. Duración del dolor.

Los gases a menudo son problemas transitorios: se acumulan dentro del cuerpo al comer y hablar o en el metabolismo de los alimentos. Sin embargo, más tarde el cuerpo generalmente los expulsa, lo que provoca una mejoría del síntoma.

"El dolor que se extiende durante muchos días puede estar relacionado con afecciones más graves, como cálculos o colecistitis aguda", dice el cirujano digestivo Elesiário Marques Caetano Jr., del Hospital Alemán Oswaldo Cruz (SP).

4. Rigidez del abdomen.

Los gases pueden hacer que el abdomen esté más distendido, es decir, abultado. "Esto se debe al movimiento exacerbado de las asas intestinales", explica el cirujano Lopes.

Sin embargo, un abdomen muy rígido puede significar otros problemas, como diverticulitis o algún proceso inflamatorio. En caso de duda, si su abdomen se pone demasiado rígido y dolorido, busque atención médica.

5. Sensación de dolor después del ejercicio.

Raramente el dolor abdominal después del ejercicio está relacionado con los gases. "La actividad física incluso reduce la producción de gases y facilita su eliminación", dice el gastroenterólogo Renata. Por lo tanto, lo más normal es que el dolor abdominal después del ejercicio sea muscular.

Sin embargo, las personas que usan suplementos de carbohidratos y aminoácidos pueden tener más flatulencia, ya que estos alimentos son muy fermentativos, lo que significa que generan más gases cuando entran en contacto con las bacterias intestinales.

6. Tiene fiebre o malestar general.

Otro punto importante es que los gases generalmente no traen consigo otros síntomas de advertencia, como fiebre y malestar general. "Estos suelen ser signos presentes en afecciones inflamatorias o infecciosas, como apendicitis aguda, inflamación de los divertículos e inflamación de la vesícula biliar", explica Danielle.

La fiebre, en general, es la respuesta del cuerpo a algún agente invasor, como virus y bacterias, ya que estos parásitos generalmente no pueden reproducirse a temperaturas más altas. Por lo tanto, lo ideal es buscar consejo médico y comprender si no es una infección más grave.

7. Pierde tu apetito

Otra señal de advertencia importante es la pérdida de apetito. De hecho, sentir dolor abdominal a menudo suprime la necesidad de comer. Sin embargo, no comer durante varios días es una señal de que la causa del dolor puede ser más grave.

"Es importante evaluar si hay pérdida de apetito o malestar asociado con el miedo a comer y sentir dolor, lo cual es común en pacientes con cáncer de estómago, úlcera gástrica y colecistitis, por ejemplo", dice Renata Madureira.

Entradas relacionadas: