8 beneficios para la salud del sexo

¡El sexo es bueno y sigue siendo bueno para tu salud! El orgasmo, por ejemplo, es uno de los sentimientos más íntimos y deliciosos para hombres y mujeres y es mucho más que un signo del éxito de una relación sexual. Todos los días, los científicos descubren nuevos efectos de esta reacción orgánica que, además de mejorar las emociones, hace mucho por su salud. "El orgasmo ayuda a hombres y mujeres a vivir con mejor calidad, es un momento de placer que reverbera durante varios días", dice el ginecólogo Neucenir Gallani.

MÁS INFORMACIÓN: Masaje tántrico: qué es, cómo se hace y beneficios

Sin embargo, a pesar de proporcionar placer y calidad de vida, una encuesta realizada por la Universidad de São Paulo (USP) reveló que el 70% de los brasileños tienen menos sexo de lo que declaran en conversaciones y encuestas públicas. Es por eso que My Life lo alienta a mejorar esta situación aportando lo que la ciencia y los expertos dicen sobre los beneficios que una vida sexual activa aporta al cuerpo. Compruébalo:

Alivia los ataques de migraña

Según el médico Neucenir Gallani, el orgasmo libera sustancias, como las endorfinas, que actúan sobre el sistema nervioso. "Disminuyen la sensibilidad al dolor, relajan los músculos y mejoran el estado de ánimo", dice.

Mejora la apariencia de la piel.

Tener relaciones sexuales, especialmente por las mañanas, es un poderoso aliado de la belleza para mantener la juventud. Esa fue la conclusión de un estudio realizado por científicos de la Universidad de Queens (Reino Unido). Según los investigadores, alcanzar el orgasmo aumenta los niveles de estrógeno, testosterona y otras hormonas relacionadas con el brillo y la textura de la piel y el cabello.

Además, cuando hay orgasmo, se produce una vasodilatación superficial de los vasos, que incluso aumenta la temperatura en algunas personas. Esto le da a la piel una apariencia más fresca y resalta su brillo natural.

Alivia el cólico PMS

El ginecólogo Neucenir Gallani hace hincapié en que esto no es una regla, pero le sucede a algunas mujeres. Los movimientos realizados durante el sexo estimulan los órganos internos, que se relajan más y, por lo tanto, hay una disminución del dolor que perturba su bienestar en los días previos a la menstruación. "Pero hay mujeres que, en la fase premenstrual, no tienen disposición para el sexo y forzar la barra puede ser peor", dice el ginecólogo.

Mejora el sueño

La relajación que brinda el orgasmo te ayuda a dormir mejor, no solo en los días en que tienes relaciones sexuales. La reacción tiene un efecto prolongado, debido a la acción de los neurotransmisores que actúan sobre su cuerpo de manera más regular y en mayor cantidad.

Reduce el estrés

El médico desea señalar que el orgasmo no debe verse como un remedio relajante, sino como parte de una relación afectiva que brinda placer. Cuando esto sucede, los niveles de estrés tienden a disminuir no solo por la estabilidad emocional, sino también porque las llamadas hormonas del estrés, como el cortisol, tienen una actividad reducida. Quien trajo esta noticia fue un estudio escocés publicado en la revista Biological Psychology.

Disminuye el riesgo de ataque al corazón.

Un estudio realizado en la Universidad de Bristol en Gran Bretaña con más de 3.000 hombres de entre 45 y 59 años descubrió que después de 20 años el sexo frecuente puede reducir el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares fatales. Según los resultados de la investigación, la muerte súbita causada por problemas cardíacos es más común entre los hombres que afirman tener niveles bajos o moderados de actividad sexual.

Quemando calorías

Según la Asociación Americana de Educadores y Terapeutas Sexuales, la actividad sexual puede ser un gran ejercicio para el cuerpo. Eso se debe a que media hora de sexo quema un promedio de 85 calorías. Entonces, si no tiene paciencia para ir al gimnasio, ¿qué le parece ir al plan B?

Aumenta la inmunidad

Un estudio realizado por la Universidad de Wilkes en los Estados Unidos mostró que una vida sexual activa aumenta los niveles de un anticuerpo conocido como IgA, que protege al cuerpo de infecciones, gripe y resfriados.