Autoestima: qué es, cómo aumentar y frases

La autoestima es el valor que ponemos en nosotros mismos y nuestra capacidad de amarnos a nosotros mismos. Es el acto de "amarse a sí mismo", que requiere actitudes como el respeto propio, la autoaceptación y el autoconocimiento.

El autoconocimiento significa ser conscientes de nuestra historia y de todos los aspectos de nuestra personalidad. La confianza en uno mismo, según el experto, es creer en nuestros pensamientos y decisiones, dado que tenemos coherencia en nuestras ideas.

La autoaceptación, por otro lado, es aceptar nuestros errores y éxitos. "Esto no significa instalarse, sino poder reconocer y celebrar quiénes somos, cambiar algunos comportamientos si es necesario", dice la psicóloga Adriana de Araújo.

Todos estos sentimientos actúan en armonía al construir nuestra autoimagen y son parte del concepto de autoestima.

¿Por qué es importante la autoestima?

Todos hemos estado en contacto con las narrativas de superhéroes. Algunos de ellos ya nacen empoderados y otros necesitan una prenda para realizar sus deberes con maestría.

Los humanos comunes somos los más cercanos a este último grupo. Cuando nos despertamos, nos vestimos y nos vamos para otro día en la rutina, donde necesitamos conciliar las obligaciones de la vida laboral y nuestras necesidades internas.

Sin embargo, a diferencia de personajes como Wonder Woman, no tenemos fuerzas sobrenaturales que actúen a nuestro favor. El único parecido que compartimos con estas personas es la gran responsabilidad que debemos tener.

Y eso puede asustar a muchos de nosotros, porque hay días en que no sabemos cómo encontrar la confianza para enfrentar los desafíos que continúan surgiendo sin dar paso a las recompensas.

Sin embargo, esto es común. La vida no está hecha de victorias continuas, aunque se nos dice que pensemos de esa manera. Hay días en que creeremos lo que el mundo nos dice y es posible que no nos sintamos lo suficientemente bien.

Y aquí es donde la autoestima puede convertirse en un gran aliado. Mucho más que mirarse en el espejo y disfrutar de lo que ves, este sentimiento nos hace dar la bienvenida a quienes somos.

No tenemos que manejar todo, tener el cuerpo perfecto o ser emocionalmente ejemplares. No necesitamos amarnos todo el tiempo. Hay espacio dentro de nosotros para la decepción y la duda, y está bien que exista este espacio.

Lo que necesitamos es aceptar nuestra humanidad, que abarca defectos y fortalezas. Cuando aprendemos a hacer esto, podemos sentirnos cómodos en nuestra propia piel, lo que nos da seguridad para ser quienes somos.

La autoestima estable está relacionada con nuestro sentido de autoconservación. Para Adriana, esto implica tomar decisiones dirigidas a nuestro bienestar.

Como tal, las condiciones como la ansiedad y el estrés se reducen a medida que tendemos a mirar más de cerca nuestras necesidades, equilibrando lo que es importante para nosotros y para los demás.

La forma en que vemos el mundo también depende del valor que le demos a nosotros mismos. Según la psicóloga Milena Lhano, la autoestima funciona como anteojos, donde una buena autoimagen hace que las lentes se pongan rosadas, dejando al mundo colorido y positivo.

La autoimagen negativa convierte la lente en gris, haciendo que la realidad pierda color, brillo y diversión. "Vemos lo que nos rodea de acuerdo con el patrón que usamos para vernos a nosotros mismos", explica.

Autoestima x belleza

La terapeuta holística Karla Assis explica que existe un malentendido conceptual entre la autoestima y la vanidad. "El primero implica la auto-relación, y el último es la auto-relación y otras personas".

Más que mirarse al espejo y disfrutar de lo que ves, la autoestima nos hace bienvenidos quienes somos - Imagen: Shutterstock

Cuando no tenemos una gran autoconciencia, es normal sentir que no seremos valorados y amados por el cuerpo y la apariencia que tenemos.

Sin embargo, al hacerlo, es posible que solo cedamos a los estándares establecidos por la sociedad, lo que no significa que, de hecho, nos aceptemos a nosotros mismos.

"Muchas personas usan la belleza como una medida de autoestima porque puede ser la única cualidad que reconocen en sí mismas. O puede haber sido la característica más elogiada por otros", dice Milena Lhano.

Sin embargo, según el experto, la apariencia es cambiante y no debe verse como la única fortaleza que tenemos.

Para la psicóloga Lia Clerot, primero debemos complacernos, pensando que todas nuestras cualidades y limitaciones van juntas y son importantes para dar forma a nuestra singularidad.

Causas de baja autoestima

Adriana de Araújo explica que una de las principales causas de baja autoestima puede ser el estancamiento de los problemas en nuestras vidas.

Cuando no podemos encontrar una solución a nuestras adversidades, llegamos a creer que no podemos tomar buenas decisiones o lograr lo que hay que hacer, lo que reduce nuestra confianza en nosotros mismos.

Las relaciones sociales también tienen una gran influencia en la autoestima.

Al ponernos en contacto con personas que constantemente nos empujan hacia abajo, minimizando quiénes somos, podemos obtener una autoimagen pesimista y concluir que estamos hechos solo de limitaciones.

Compararse con los demás también es perjudicial. "La falta de oportunidades y desafíos que nos darían la oportunidad de actuar por nosotros mismos y vivir nuestras propias elecciones también puede reducir la autoestima", dice Adriana.

El experto dice que debemos tener cuidado con nosotros mismos, ya que esto aumenta nuestra confianza en sí mismo, lo que en consecuencia nos hace ver quiénes somos de manera optimista.

Síntomas de baja autoestima

Según la psicóloga Adriana de Araújo, algunos signos pueden indicar que tiene baja autoestima:

  • No confíes en ti
  • No creer que puedes tomar las mejores decisiones
  • No saber cómo lidiar con las consecuencias de las propias decisiones.
  • Miedo al arrepentimiento
  • Inseguridad en la interacción con los demás.
  • Preguntas constantes y paralizantes sobre varios aspectos de la vida.
  • Incertidumbre sobre valores e ideales.
  • Falta de goles
  • Falta de motivación
  • La opinión de los demás tiene un impacto desproporcionado.

Consecuencias de la baja autoestima

La falta de autoestima nos deja en un estado de baja energía, similar a lo que sucede en la depresión. Adriana explica que cuando no creemos en nuestro potencial para tomar las riendas de nuestras vidas, perdemos la esperanza de ser o seremos felices.

Por otro lado, la baja autoestima también puede causar una acumulación de energía.

"El hecho de que no podamos tomar decisiones causa ansiedad porque nos perdemos en el presente y en el futuro. Esta inseguridad nos hace ver un futuro negativo donde no hay posibilidad de buenas elecciones. Hemos desarrollado un gran temor a la anticipación", dijo. aclara el psicólogo.

También es importante señalar que la falta de amor propio nos hace ponernos el uno al otro primero. Como resultado, podemos encontrarnos en situaciones que traen un gran sufrimiento. La calidad de nuestra vida personal y profesional disminuye, y nuestras relaciones tienden a seguir un camino similar.

Milena Lhano advierte que una visión negativa de nosotros mismos puede hacernos individuos sumisos e incuestionables que solo aceptan y están de acuerdo con las críticas que reciben. El riesgo de entablar relaciones abusivas y ser manipulado se vuelve mucho mayor.

"Cuando desconoce su valor, está sujeto a los valores asignados por otros", dice Karla Assis.

Baja autoestima y trastornos psicológicos.

Adriana de Araújo explica que las personas con depresión generalmente tienen grandes dificultades para aliviar su propia inquietud. Esto potencia una caída en los niveles de autoestima a medida que la persona se siente incapaz de cambiar.

Lo mismo ocurre con aquellos con ansiedad. Según el experto, la sensación de falta de control nos hace creer que no podemos manejarnos, y esto está estrechamente relacionado con la autoestima.

En ambos casos, es necesario hacer un seguimiento con un especialista que realice una intervención psicoterapéutica y, en algunos casos, con medicamentos.

Cómo aumentar nuestra autoestima

Antes de que podamos protegernos de la negatividad externa, debemos trabajar en nuestro propio desarrollo emocional y el respeto que tenemos con nosotros.

Para esto, Adriana de Araújo indica enfocarse en las cualidades y limitaciones que tenemos actualmente, dando la bienvenida a quienes somos para establecer metas y desafíos. Sobrecargarse solo dañará su autoestima.

Otra recomendación práctica es entrenar a tomar decisiones. Ponerse en situaciones en las que necesita actuar capacita su mente para ser buena y aceptar los resultados, incluso si no cumplen con las expectativas.

Adriana también nos dice que diariamente se pueden adoptar pequeños desafíos para demostrarnos a nosotros mismos que tenemos la capacidad de caminar en nuestro camino. Y cada vez que hacemos eso, es importante reconocer nuestros logros.

Ejercicio práctico para aumentar la autoestima.

Lia Clerot dice que hay un ejercicio indicado por el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido que puede aportar beneficios a la autoestima. Aquí se explica cómo hacerlo:

1. Haz una lista de todas las creencias negativas que tienes sobre ti mismo.

2. Luego defiéndete de cada elemento de la lista.

El ejercicio práctico de 2 pasos puede aumentar la autoestima - Imagen: Shutterstock

"El objetivo es comprender que nuestras creencias negativas no son completamente ciertas y que podemos mejorar lo que no nos gusta de nosotros mismos", explica el psicólogo.

De esa manera, refuerzas tu autoconfianza y autoconciencia, lo cual es importante para lidiar con situaciones negativas.

Consejos sobre cómo tener autoestima en situaciones difíciles.

Incluso con una autoestima estable, hay algunas ocasiones que ponen a prueba nuestra autoconfianza y pueden sacudirnos por un período indefinido.

Esto es común y no tenemos que martirizarnos porque no siempre podemos mantener nuestras estructuras. Tienes que permitirte cometer errores y tener emociones negativas.

Aquí hay situaciones que no están bajo nuestro control y cómo mantener la autoestima en ellas:

1. Cuando vivimos en un ambiente hostil

Muchas personas viven con familias que tienen dinámicas agresivas y criticadas. Se convierte en una tarea compleja para fomentar la autoestima cuando vivimos en un lugar que cumple con todo lo que creemos.

Milena Lhano afirma que estos casos son delicados, ya que el núcleo familiar representa nuestro primer contacto social con el mundo.

"Todo lo que sucede en este entorno termina teniendo un gran peso y lo que escuchamos resulta ser una verdad absoluta. Es difícil creer que soy capaz si las personas que amo me dicen lo contrario", explica el psicólogo.

En esos momentos, debe reconstruir su autoestima, reflexionando y aceptando que algunas familias pueden ser tóxicas y despectivas, y no tiene la culpa de esto.

Tan pronto como ocurre la aceptación de la realidad, el experto siempre indica que el reconocimiento de nuestras cualidades siempre debe provenir de nosotros y de otros entornos que nos dan la bienvenida y la positividad.

"El otro solo da lo que hay dentro", dice Karla Assis. Cuando somos conscientes de esto, es posible identificar cuáles son nuestras creencias y cuáles son las creencias de nuestros vecinos al diferenciarlas.

Según el terapeuta, debemos abandonar los patrones limitantes que hemos aprendido a lo largo de nuestras vidas y emprender un nuevo viaje a través de la autoconciencia para que podamos aprender nuevos comportamientos que curen el dolor emocional que causa baja autoestima.

Karla informa que no tenemos que hacer esto solos. La ayuda de un terapeuta siempre es bienvenida y puede traer nuevos ángulos positivos para que nos veamos a nosotros mismos.

2. Después de que termina una relación

Sentirnos rechazados después de una ruptura nos hace creer que tenemos menos valor. Sin embargo, Lia Clerot afirma que el valor de una persona es independiente de una relación.

Todos tienen una parte de responsabilidad para poner fin a un vínculo de amor y el enfoque debe estar en aprender de esta situación.

"Necesitamos amarnos a nosotros mismos antes de amar a nuestros vecinos, y eso significa aceptar que nuestra felicidad no debe depender solo de una relación", dice el psicólogo.

Para aumentar la autoestima, Milena Lhano afirma que es necesario resignificar el término, viéndolo menos como una derrota y más como un fortalecimiento.

3. Cuando tenemos una gran culpa por el pasado

El pasado no debe definirnos, ya que el presente ofrece constantemente la oportunidad de hacer cambios.

Según Karla Assis, debemos practicar el perdón para recuperar la autoestima. El terapeuta afirma que cambiamos todos los días, incluso si no nos damos cuenta.

"La vida es un ejercicio eterno de error y éxito. Ama y respeta tu viaje", dice. Solo somos quienes somos por la forma en que caminamos.

4. Cuando la sociedad no nos acepta

Cuando somos parte de grupos socialmente desfavorecidos o minoritarios, podemos experimentar presiones internas y externas que socavan nuestra autoestima.

Este puede ser el caso de mujeres, homosexuales, negros y otros grupos que sufren opresión y pueden verse excluidos del patrón.

Para mantener la autoconfianza y el amor propio en estas condiciones, Milena Lhano recomienda que comprendamos que todo lo diferente en la sociedad siempre será criticado y juzgado.

"Cuando las personas nos menosprecian, no están mirando nuestra esencia. Simplemente están respondiendo a las molestias emocionales que proporcionan los estándares de ruptura", dice el psicólogo.

Para el experto, las personas que son o no parte de minorías deben continuar luchando contra las normas culturales, entendiendo que los ataques que a menudo sufren no son sobre quiénes somos.

"Deberíamos seguir viviendo con el orgullo de ser únicos sin darnos el poder de limitarnos", concluye.

5. Al compararnos en las redes sociales

Las redes sociales fomentan nuestro sentido de comparación y esto es perjudicial. "Internet nos permite 'inventar' la realidad para que coincida con lo que comúnmente se espera de nosotros", explica Milena.

Sin embargo, para no sentirse inferior, es importante recordar que las personas solo comparten virtualmente el lado positivo de la vida y que la realidad está lejos de serlo.

"Cada persona tiene su tiempo, sus metas y sus sueños. No es porque no se están dando cuenta de este momento que la vida está estancada. A veces el momento no es ideal. Por eso es tan importante no comparar, de lo contrario la persona vivirá". frustrado y con baja autoestima ", explica Lia Clerot.

Frases de autoestima

Una forma de aumentar la autoestima es a través de las palabras. Con eso en mente, hemos separado siete oraciones, analizadas por la psicóloga Milena Lhano, para que pueda comprender la importancia del sentimiento.

Ver abajo:

"Cuida tu cuerpo: vives en él". (Abílio Diniz)

Pinterest (MyLife)

"Si podemos soñar, también podemos hacer que nuestros sueños se hagan realidad". (Walt Disney)

Pinterest (MyLife)

"Aceptar la imperfección ayuda a tener más fuerza de voluntad". (Meg Selig)

Pinterest (MyLife)

"No hay saber más o menos: hay conocimiento diferente". (Paulo Freire)

Pinterest (MyLife)

"Cuando hayas hecho algo bien, no temas admitir que lo hiciste". (Susan Krauss Whitbourne)

Pinterest (MyLife)

"No dejes que el ruido de las opiniones de otras personas te impida escuchar tu voz interior". (Steve Jobs)

Pinterest (MyLife)

"No soy lo que me pasó, soy lo que elegí ser". (Carl Jung)

Pinterest (MyLife)

Vea el análisis de las oraciones en nuestro artículo sobre el tema.

¿Nacemos con autoestima?

La autoestima no es una característica inherente del ser humano. Según Adriana de Araújo, este sentimiento se construye dentro de nosotros a lo largo de los años a través de nuestras experiencias. Los niños que se sienten inseguros y son alentados a encontrar soluciones a sus problemas comienzan a desarrollar una buena imagen de sí mismos desde el principio.

"Las personas con las que vivimos, admiramos e inspiramos contribuyen a la formación de nuestra autoestima, porque 'copiamos' las ideas y los patrones de comportamiento de las personas cercanas a nuestra realidad", explica el psicólogo.

Balanceando nuestra autoestima

La baja autoestima puede conducir a problemas de autoimagen, sin embargo, el exceso de confianza puede hacernos rozar la arrogancia. Para encontrar el equilibrio, Milena indica reconocer que no estamos hechos de defectos, no solo de cualidades.

Lia afirma que la autoestima representa la autoconciencia y la autoaceptación. A diferencia de la arrogancia, que puede representar una cierta inseguridad dentro de nosotros que debe abordarse.