Cáncer de cuello uterino: síntomas, tratamientos y causas

Visión general

¿Qué es el cáncer de cuello uterino?

El cáncer de cuello uterino es un tipo de tumor maligno que ocurre en la parte inferior del útero, una región donde se conecta con la vagina y se abre a la salida del bebé al final del embarazo.

Getty Images

Según el Instituto Nacional del Cáncer (Inca), el cáncer de cuello uterino es el tercero más prevalente en la población femenina, solo por detrás del cáncer de mama y el cáncer colorrectal. Sin embargo, hoy el diagnóstico se realiza mucho antes: en la década de 1990, el 70% de los casos fueron diagnosticados en su forma más avanzada. Hoy en día, el 44% se identifica en la lesión precursora.

Tipos

Los cánceres de cuello uterino generalmente son de dos tipos:

  • Los carcinomas de células escamosas ocurren en la mayoría de los casos y generalmente son causados ​​por la presencia del virus del VPH.
  • Los adenocarcinomas son cánceres cervicales menos comunes, pero también pueden aparecer.

A veces, ambos tipos de células cancerosas pueden estar involucradas en un solo caso de cáncer cervical.

Causas

El cáncer de cuello uterino generalmente ocurre cuando hay una mutación genética en las células de la región, que comienza a multiplicarse sin control.

Cáncer Cervical

Por lo general, esta mutación está relacionada con la presencia de algunos tipos de virus de VPH. El VPH es muy común en las mujeres (se estima que el 90% de ellas entrará en contacto con alguna cepa de este virus en su vida), pero solo unos pocos tipos del virus están relacionados con casos de cáncer de cuello uterino, especialmente los tipos 16. y 18 (presente en el 70% de los casos), pero también los tipos 31, 33, 35 o 39.

Aproximadamente 291 millones de mujeres en todo el mundo tienen VPH, pero solo el 32% de ellas están infectadas con los tipos 16, 18 o ambos. Por lo general, el tumor se desarrolla a partir de una lesión precursora que puede ser causada por el VPH. Son completamente tratables y curables, y solo cuando no se tratan durante muchos años pueden convertirse en cáncer.

Estas lesiones no tienen síntomas, pero se detectan fácilmente en pruebas de Papanicolaou, colposcopia y vulvoscopia. Hable con un ginecólogo sobre estos exámenes. Además, solo la presencia de VPH no causa cáncer de cuello uterino, se deben desarrollar otros factores de riesgo para que se desarrolle la enfermedad.

Los expertos responden sobre las causas del cáncer cervical:

¿Puede la píldora anticonceptiva causar cáncer de cuello uterino?

¿No puede la menstruación causar cáncer cervical?

¿Pueden las mujeres que nunca han tenido relaciones sexuales tener cáncer cervical?

¿Puede el flujo vaginal aumentar el riesgo de cáncer cervical?

¿Una mujer que tiene riesgo de VPH tiene cáncer automáticamente?

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para el cáncer cervical incluyen:

  • Inicio temprano de la vida sexual, lo que aumenta el riesgo de tener VPH
  • Demasiadas parejas sexuales también aumentan el riesgo de contraer el VPH.
  • La presencia de otras ETS, como la gonorrea, la sífilis, la clamidia o el VIH, aumenta el riesgo de contraer el VPH.
  • El sistema inmune más débil, especialmente en personas que tienen una condición de salud que interfiere con su inmunidad, hace que el VPH sea más propenso a manifestarse
  • Fumar puede aumentar la incidencia de carcinoma de células escamosas

  • Uso prolongado de píldoras anticonceptivas (durante más de 5 años)
  • Historia de tres o más embarazos.
  • Uso del DIU
  • Antecedentes familiares de cáncer de cuello uterino.

Además, existen factores de riesgo que aumentan el riesgo de cáncer en general, como:

  • Sobrepeso
  • Bajo consumo de frutas y verduras.

Síntomas

Síntomas de cáncer cervical

El cáncer cervical temprano o incluso el precáncer generalmente no presenta síntomas y solo se detecta mediante exámenes femeninos de rutina.

Los casos más avanzados de cáncer cervical generalmente causan:

  • Sangrado vaginal ya sea durante el coito, entre la menstruación o después de la menopausia.

  • Flujo vaginal anormal y decoloración y olores que no sean normales

  • Dolor en la pelvis o durante las relaciones sexuales.

Incluso los casos más avanzados pueden presentar síntomas como:

  • Anemia por sangrado anormal

  • Dolor en la pierna o la espalda
  • Problemas urinarios o intestinales
  • Pérdida de peso involuntaria.

Diagnóstico y pruebas

Buscando ayuda médica

La mejor manera de detectar el cáncer de cuello uterino o cualquier otro problema común de salud femenina es ir al ginecólogo cada año y realizar controles de rutina.

En la cita con el doctor

Los especialistas que pueden diagnosticar el cáncer cervical son:

  • Clínico general
  • Ginecólogo
  • Oncólogo

Estar preparado para la cita puede facilitar el diagnóstico y optimizar el tiempo. De esta manera, puede llegar a la consulta con alguna información:

  • Una lista de todos los síntomas y cuánto tiempo aparecieron.
  • Historial médico, incluidas otras afecciones que pueda tener el paciente y medicamentos o suplementos que toma regularmente
  • Si es posible, pídale a alguien que lo acompañe.

Es probable que su médico le haga una serie de preguntas, como:

  • Cuales son sus sintomas?
  • ¿Cuándo comenzaste a presentarlos?
  • ¿Tiene pruebas de Papanicolaou ya que tiene una vida sexual activa? ¿Has tenido un resultado de esta prueba anormal?
  • ¿Alguna vez ha sido tratado por un problema cervical?
  • ¿Alguna vez le han diagnosticado una ETS?
  • ¿Utiliza medicamentos que pueden suprimir su sistema inmunitario?
  • ¿Fumas o has fumado? ¿En que cantidades?
  • ¿Piensas en ser madre en el futuro?

También es importante llevar sus preguntas a la consulta escrita, comenzando por la más importante. Esto asegura que obtendrá respuestas a todas las preguntas relevantes antes de que termine la consulta. Para el cáncer cervical, algunas preguntas básicas incluyen:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de exámenes debo tomar?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y qué puedo esperar?
  • ¿Cuál es el pronóstico?
  • ¿Cuánto tiempo necesito para tener citas de rutina después de que termine el tratamiento?

No dude en hacer otras preguntas si ocurren en el momento de la consulta.

Diagnóstico de cáncer de cuello uterino

El ginecólogo evalúa periódicamente el cáncer de cuello uterino en etapas tempranas en las citas de rutina. Para detectarlo o las lesiones de VPH, los exámenes más utilizados son:

  • Papanicolaou
  • Colposcopia y vulvoscopia, con biopsia si es necesario.
  • Examen de VPH a través del ADN, que recolecta células cervicales y verifica la presencia del virus. Esta prueba se realiza en mujeres mayores de 30 años o menos, siempre que tengan una prueba de Papanicolaou anormal.

La evaluación preventiva generalmente se realiza después de que una mujer comienza una vida sexual activa. Por lo tanto, es muy importante comenzar a visitar a su ginecólogo regularmente en este momento, para que también pueda hablar con su esposa sobre los métodos anticonceptivos.

Cuando el cáncer de cuello uterino ya está en progreso, se pueden hacer algunas pruebas para identificar la extensión del tumor:

  • Biopsia de la región
  • Tomografía computarizada
  • Ultrasonido
  • Resonancia magnética
  • Tomografía por emisión de positrones (PET-Scan).

Puesta en escena

El cáncer de cuello uterino se divide en las siguientes etapas:

  • Etapa 0 o carcinoma in situ: cuando las células cancerosas todavía están en la superficie del cuello uterino
  • Etapa I cuando el cáncer invade el cuello uterino pero permanece en esa región sin salir del útero
  • Etapa II: El cáncer ya ha crecido fuera del útero, pero aún no se ha propagado a las paredes pélvicas o la vagina.
  • Etapa III: el cáncer ha golpeado la pared de la vagina y la pelvis y puede estar bloqueando la uretra
  • Etapa IV: El cáncer ya se ha diseminado a otras regiones del cuerpo, como la vejiga, el recto, los pulmones o el hígado.

Tratamiento y cuidado

Tratamiento del cáncer cervicouterino

Las opciones de tratamiento para el cáncer cervical varían con la estadificación del tumor. Vea las opciones a continuación:

Cirugía

En cirugía, los médicos pueden extraer el tejido atacado por el cáncer. También existe la opción de extirpar el cuello uterino y todo el útero (histerectomía simple), así como la vagina y los ganglios linfáticos de la región (histerectomía radical).

El tipo de cirugía se elige de acuerdo con la estadificación del cáncer (cuántas áreas han sido atacadas) y el deseo de la mujer de quedar embarazada, ya que la extracción del útero evita la posibilidad de tener hijos.

Radioterapia

La radioterapia usa radiación para matar las células cancerosas. Se puede hacer externamente y / o internamente. En la primera técnica, se aplica un rayo desde el exterior del cuerpo, mientras que el material de radioterapia se coloca dentro de la vagina durante unos minutos.

La radioterapia puede hacer que la menstruación se detenga o que la menopausia comience antes en mujeres premenopáusicas.

Las mujeres que desean quedar embarazadas después del tratamiento deben hablar con su médico sobre las formas de preservar la fertilidad después del tratamiento.

Quimioterapia

La quimioterapia se puede hacer como un suplemento a la radioterapia o para reducir el tumor antes de la cirugía.

Tratamiento de lesiones precancerosas.

Cuando un médico encuentra lesiones precancerosas en el cuello uterino de una mujer, las opciones implican destruir ese tejido de dos maneras:

  • Crioterapia: en él, el tejido con células malignas se destruye por congelación. Se puede hacer con anestesia local.
  • Tratamiento con láser: el láser también se puede utilizar para destruir tejidos con células malignas. La ventaja es que se puede hacer en el consultorio del médico con anestesia local.

Inmunoterapia

La inmunoterapia para el tratamiento del cáncer es, simplemente, una forma de combatir el problema mediante el uso del propio sistema de defensa del cuerpo para atacar las células cancerosas.

Vivir (pronóstico)

Vivir / Pronóstico

El cáncer de cuello uterino cuando se diagnostica en una etapa no invasiva o en estadio I tiene una alta probabilidad de curación (entre 80 y 90%). Sin embargo, las probabilidades disminuyen a medida que la imagen avanza.

Por lo tanto, es muy importante realizar pruebas de detección de cáncer cervical de rutina, lo que permite la detección temprana de cáncer o lesiones precancerosas.

El tratamiento puede provocar algunos problemas de fertilidad o sexualidad en las mujeres. Es importante hablar con su médico si desea tener hijos después del tratamiento, ya que se pueden tomar algunas medidas, como congelar los óvulos.

La histerectomía puede provocar problemas como sequedad vaginal, debilidad en los músculos pélvicos e incluso dolor en el acto sexual debido al acortamiento de la vagina. Todos estos problemas tienen soluciones y pueden discutirse con su médico.

El experto responde: ¿Quién tiene cáncer de cuello uterino en riesgo de cáncer de seno?

Prevención

Prevención

La mejor manera de prevenir el cáncer cervical es previniendo la infección por VPH. La medida preventiva más recomendada para el VPH es el uso de condones. La mayoría de las transmisiones de este virus son sexuales y al evitar el contacto de la piel entre las parejas, los condones son una de las mejores formas de prevenir el problema.

Vacuna contra el VPH

Además, la vacuna contra el VPH es una forma interesante de prevenir la enfermedad. Hay dos vacunas de prevención del VPH aprobadas y registradas por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA) y están disponibles comercialmente: la vacuna cuadrivalente contra el VPH, que proporciona protección contra el VPH 6, 11, 16 y 18. La otra opción es la vacuna contra VPH bivalente, que proporciona protección contra el VPH 16 y 18.

Según la literatura científica, las vacunas contra el VPH previenen aproximadamente el 70% de los casos de cáncer de cuello uterino, los causados ​​por el VPH 16 y 18. Sin embargo, esto no elimina la necesidad de que las mujeres tengan consultas médicas de rutina. ginecólogo para realizar exámenes preventivos.

Seguimiento de rutina

Seguir los exámenes ginecológicos de rutina después del inicio de la vida sexual también es importante, ya que permiten la detección temprana de lesiones precancerosas y el cáncer en sí, lo que brinda una mejor oportunidad de recuperación.

Prevención de otros factores de riesgo.

Además, existen algunas medidas que ayudan a reducir el riesgo de cáncer cervical:

  • No fumar
  • – Practica sexo seguro.

Instituto Nacional del Cáncer

Referencias

Instituto Nacional del Cáncer (Inca)

Centro de los Estados Unidos para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC)

Sociedad Americana del Cáncer

Manual de Merck para profesionales de la salud

Mayo Clinic (Centro de referencia médica de Estados Unidos)