Skip to content

Dieta de huevo cocido: ¿Cómo, beneficios y realmente perder peso?

14 Marzo, 2021
            Dieta de huevo cocido: ¿Cómo, beneficios y realmente perder peso?

La dieta del huevo cocido ha atraído a muchos partidarios. Esencialmente, se basa en el consumo de un huevo hervido antes de las principales comidas diarias como el desayuno, el almuerzo y la cena. El propósito de la dieta del huevo es promover la saciedad y reducir el consumo de calorías durante la próxima comida, lo que lleva a la pérdida de peso.

Cómo hacer dieta de huevo cocido

No hay exactamente un plan dietético específico en la dieta del huevo cocido, pero hay algunas suposiciones que pueden ayudar.

Trate de consumir el huevo sin sal, ya que el sodio aumenta la retención de líquidos o usa la menor cantidad posible y se debe alentar la ingesta de líquidos, especialmente el agua.

Simplemente incluir huevos duros antes de las comidas sin ajustes en la cantidad y calidad de los alimentos (en paralelo con un estilo de vida sedentario) por sí solo no conducirá a la pérdida de peso, por el contrario, contribuirá a la adición de calorías adicionales y, en consecuencia aumento de peso

Hay momentos en que el huevo se puede insertar en las comidas. Como un entrenamiento posterior, existe la "ventana de oportunidad" para garantizar la recuperación muscular y la síntesis de proteínas durante este período. Dependiendo de sus necesidades de energía, se puede aumentar la proteína adicional al incluir una clara de huevo o más.

Beneficios de la dieta de huevo

El huevo ofrece proteínas de alto valor biológico, ya que tiene una buena digestibilidad y ofrece un perfil completo de aminoácidos, incluidos los aminoácidos esenciales, es decir, que el cuerpo no puede producir y, por lo tanto, debe obtenerse con alimentos. Está claro que representa del 55 al 60% del total del huevo, que es la proteína en forma de albúmina, que incluso se considera como la proteína de referencia para comparar el valor nutricional de las proteínas presentes en otros alimentos.

Las proteínas son necesarias para la síntesis y recuperación muscular, siendo aliadas de los practicantes de ejercicio en el desarrollo muscular, así como componentes clave para el buen funcionamiento del cuerpo, como las enzimas, las hormonas y el transporte de sustancias a través de la sangre. Su deficiencia está relacionada con la pérdida de músculos grandes, el adelgazamiento del cabello y las uñas quebradizas, y una menor inmunidad.

La yema, a su vez, transporta vitaminas esenciales al cuerpo, como la vitamina A, E y D (es incluso una de las pocas fuentes de vitamina D por dieta), presente en la yema precisamente porque son vitaminas liposolubles, es decir, liposolubles. .

El tipo de grasa predominante en la yema es la grasa monoinsaturada, considerada un tipo de grasa "buena". Además, el huevo tiene vitaminas del complejo B, como biotina, riboflavina y colina, que se destaca por ser un componente del neurotransmisor de acetilcolina, responsable del funcionamiento de diversas acciones neurológicas, como la contracción muscular y la memorización.

¿Por qué la dieta del huevo hervido te ayuda a perder peso?

La relación entre el consumo de huevo y la pérdida de peso se atribuye a algunos factores:

  • La presencia de proteínas, especialmente (aproximadamente 6 g en una unidad promedio, considerando que 1 huevo mediano tiene una equivalencia calórica muy cercana a 1 porción de fruta), trae más saciedad en comparación con el consumo de la misma porción de carbohidratos.
  • Algunos estudios documentan que comer proteínas en la primera comida del día tiende a promover una mayor saciedad y un mejor control de la ingesta de alimentos al comer menos calorías durante el día.
  • Además, dado que tiene proteínas y grasas en su composición, no causa picos de glucosa y, en consecuencia, la respuesta al cuerpo secreta una gran cantidad de insulina, evitando así grandes oscilaciones de glucosa en sangre.
  • Además, dado que tiene proteínas y grasas en su composición, no causa picos de glucosa y, en consecuencia, la respuesta al cuerpo secreta una gran cantidad de insulina, evitando así grandes oscilaciones de glucosa en sangre.

La implementación de una rutina de alimentación saludable como un estilo de vida asociado con hábitos favorables como el ejercicio regular y un sueño de buena calidad definitivamente serán elementos clave para mantener el peso a mediano y largo plazo.

Cómo consumir otros grupos de alimentos.

Además del consumo de huevo en las comidas, también se pueden incluir otros grupos vegetales en el dieta de huevo. Entre ellos se encuentran las verduras de hoja (verde claro y oscuro, así como las verduras crudas y cocidas. Estos alimentos son ricos en fibra y ayudan a garantizar la saciedad sin un aumento en el consumo de calorías.

Lo mismo ocurre con el consumo de frutas, bocadillos y entre comidas y para el desayuno. Una sugerencia rica en nutrientes y vitaminas es, siempre que sea posible, consumir frutas con cáscara y bagazo.

Las proteínas como el pescado y la carne roja ayudan a mantener una variedad de alimentos más amplia. Lo ideal es consumir estos alimentos al menos dos veces por semana. Se debe tener cuidado al consumir proteínas porque el exceso de proteínas puede aumentar el ácido úrico, contribuir a la pérdida de calcio en los huesos, aumentar las posibilidades de cálculos renales y aumentar el colesterol.

Los productos lácteos como la leche, el queso y el yogur, en forma desnatada y sin azúcar agregada, también son buenas fuentes de proteínas y contribuyen como fuente de calcio.

Debido a su gran cantidad de fibra, el consumo de cereales, granos y pan integral también ayuda a lograr la saciedad.

Las semillas oleaginosas (nueces, nueces y almendras) son fuentes de grasas no saturadas (llamadas grasas "buenas") y pueden incluirse en bocadillos intermedios que se alternan con frutas.

Cómo no se debe hacer la dieta

La dieta del huevo no debe hacerse de tal manera que el huevo se consuma en exceso. Al ser un alimento rico en proteínas, el exceso puede aumentar el ácido úrico, contribuir a la pérdida de calcio en los huesos, aumentar las posibilidades de cálculos renales y aumentar el colesterol.

El horario de alimentación, el contenido calórico y el seguimiento de un plan de alimentación bajo en calorías deben estar alineados con las necesidades de energía individuales, también teniendo en cuenta las posibles enfermedades u otras condiciones de salud existentes. Es necesario comprender que el consumo de huevos cocidos debe estar asociado con un menú equilibrado. Por lo tanto, la dieta del huevo no tendrá efecto si no se acompaña de una alimentación saludable y ejercicio.

¿Por qué huevo cocido y no frito o hecho de otra manera?

Foto: Shutterstock

Para freír, es necesario agregar algún tipo de grasa, agregando calorías adicionales a los alimentos, que se suman, considerando el consumo de más de una unidad durante el día. Se estima que una unidad promedio de huevo cocido promedia 71 kcal, y cuando se fríe se eleva a casi 120 kcal. Además, las altas temperaturas requeridas para freír pueden causar pérdidas de compuestos antioxidantes termosensibles (sensibles a altas temperaturas) como la vitamina E.

Además del huevo cocido, vale la pena recordar que hay formas de preparación, como el huevo escalfado y otras técnicas culinarias que no requieren el uso de ningún tipo de aceite, y emplean agua y sartenes antiadherentes.

Es de destacar que el huevo crudo no debe ser consumido por el riesgo de contaminación bacteriana, especialmente por Salmonella.

Contra indicaciones

Algunos estudios sugieren una asociación de riesgo entre el consumo de huevos y los pacientes diabéticos. Otros sugieren todo lo contrario. Por lo tanto, es interesante que las personas con la enfermedad hablen con su médico acerca de comer la comida. Las personas con colesterol alto también deben consultar al médico sobre el consumo de huevos.

Los pacientes con insuficiencia renal, insuficiencia hepática, osteoporosis, osteopenia también deben consultar a su médico para obtener una nutrición adecuada. La dieta del huevo cocido no se recomienda para mujeres embarazadas y niños.

Fuentes consultadas

Roberto Navarro, nutrólogo, CRM: 78392 / SP

Clarissa Fujiwara, nutricionista, CRN: 32841 / SP

Entradas relacionadas: