Skip to content

Espinacas: 7 beneficios y cómo consumir

14 Mayo, 2021
            Espinacas: 7 beneficios y cómo consumir

Sailor Popeye era el chico del cartel de las espinacas de dibujos animados. Después de tragar una parte de la vegetación, se volvió invencible y pudo salvar a Olivia Toothpick del villano Brutus. Ciertamente, Popeye también era muy saludable, evitando los males del envejecimiento y las enfermedades de una dieta baja en bioflavonoides y muchos otros nutrientes que se encuentran en las espinacas. Investigaciones recientes han destacado cómo funcionan estos nutrientes para proteger nuestra salud.

Nitroglicerina Nutricional

La espinaca es uno de los alimentos más nutritivos de la naturaleza, con pocas calorías y muchas vitaminas. Una taza de espinacas al vapor contiene solo 40 calorías y casi todo el manganeso y ácido fólico que su cuerpo necesita diariamente. La espinaca contiene más proteínas que otras verduras y un alto contenido de fibra, lo que ayuda a desintoxicar y limpiar el tracto intestinal.

Vitaminas y Minerales

Es rico en hierro (importante para la oxigenación de la sangre), calcio, magnesio y potasio, participa en la formación de huesos y dientes, salud muscular y prevención de calambres. También es una fuente de vitaminas: A (ojos y pulmones), complejo B y ácido fólico (energía y crecimiento muscular), C (inmunidad y resistencia a las infecciones), E (protege el sistema cardiovascular) y K (coagulación y huesos fuertes). Una taza de verduras cocidas proporciona todas las vitaminas A y K que una persona necesita cada día, y casi el 40% de su necesidad de magnesio.

¡Energía, mucha energía!

La espinaca es la fuente vegetal más rica de la coenzima Q10, un compuesto presente en las mitocondrias, el centro de producción de energía en las células. CoQ10 estimula el sistema inmunológico y es un antioxidante que neutraliza los radicales libres, lo que contribuye a la longevidad. También se agrega al apalancamiento el vigor el hierro presente en las espinacas, una parte fundamental de una enzima (NADH) necesaria para la producción de energía y el metabolismo mejorado.

Antioxidantes Anticancerígenos

La espinaca contiene más de una docena de compuestos flavonoides que trabajan juntos como antioxidantes para eliminar las células cancerosas. Estos flavonoides neutralizan los radicales libres en el cuerpo y ayudan a prevenir el cáncer de ovario, mama, próstata y colon. Los fitoquímicos en la espinaca afectan la supervivencia de las células cancerosas e inhiben la inflamación, que es parte de los procesos básicos del crecimiento del cáncer.

Amigo del corazon

La espinaca es un excelente promotor de la salud cardiovascular. Su acción antioxidante se produce a través de la vitamina C y el betacaroteno, que trabajan juntos para el corazón y el sistema circulatorio, evitando la oxidación del colesterol. El colesterol oxidado es un peligro para el sistema cardiovascular, contribuyendo al endurecimiento y estrechamiento de las arterias coronarias. Una porción de espinacas contiene el 65 por ciento del requerimiento diario de ácido fólico, que contrarresta la homocisteína, una proteína dañina que aumenta las posibilidades de insuficiencia cardíaca.

Cerebro poderoso

El combustible de Sailor Popeye mejora la función cerebral y protege contra el envejecimiento prematuro de las neuronas, previniendo los efectos degenerativos de la oxidación en el cerebro. Los investigadores descubrieron que comer espinacas ayuda a proteger el cerebro del daño de los radicales libres y la disminución de la capacidad cognitiva relacionada con la edad. El alto contenido de vitamina E de la madera dura de color verde oscuro también ayuda a evitar la neurodegeneración cerebral.

Antinutrientes

La espinaca contiene sustancias biogénicas naturales en algunos alimentos que pueden interferir con el funcionamiento de la glándula tiroides. Cocinar ayuda a inactivar estos compuestos, y el consumo moderado no trae ningún problema.

La espinaca contiene purina y el consumo excesivo (más de tres veces por semana) puede conducir a la acumulación de ácido úrico en el cuerpo de algunas personas. Los cálculos renales de gota y urato son dos ejemplos de problemas relacionados con el consumo excesivo de purinas. Para aquellos con gota alta o ácido úrico, está contraindicado.

La espinaca también tiene un nivel considerable de oxalato. Cuando los oxalatos se concentran en exceso en los fluidos corporales, pueden cristalizarse y causar cálculos renales y vesicales. Las personas con litiasis deben evitar su consumo. Cocinar espinacas en agua inactiva una buena cantidad de ácido oxálico.

Ácido fítico – buen chico

Se han asociado importantes beneficios para la salud con la ingesta de fitato. Esto incluye la prevención de calcificaciones patológicas (cálculos renales, cálculos dentales y calcificación cardiovascular) debido a su acción inhibitoria sobre la cristalización de sales de calcio. El ácido fítico está presente en numerosos alimentos como nueces, cacahuetes, semillas, frijoles, cereales, tubérculos y hojas verdes: esta es la forma en que las verduras almacenan fósforo, un mineral esencial para la producción de energía. A pesar de su aparente desventaja (absorción reducida de hierro y calcio), el ácido fítico es similar en algunos aspectos a una vitamina, y los metabolitos del ácido fítico tienen las funciones necesarias en las células. Los estudios sugieren que es el ácido fítico, presente en las espinacas, granos enteros y frijoles, que confiere las propiedades protectoras contra las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y la diabetes. Para el registro, los granos con poco o nada de ácido fítico se refinan.

Modo de usar

La espinaca está cargada de luteína, un gran aliado contra enfermedades oculares como la degeneración macular senil y la catarata, pero debe consumirse con una fuente de grasa para aumentar su absorción, así como vitamina E. Espinaca hervida condimentada con aceite de oliva Hace una combinación perfecta. Otra opción es saltear las hojas (hervidas y exprimidas para eliminar el exceso de agua) en aceite de oliva y puré de ajo, luego sazonar con gotas de limón y una pizca de sal marina. Idealmente, use siempre espinacas cocidas para neutralizar los antinutrientes presentes en ella, y vale la pena agregar sopas, tortillas, quiches, etc. Prefiere la versión orgánica, ya que las espinacas a menudo están muy contaminadas con pesticidas. La dosis ideal es una porción (una taza) una o dos veces por semana. La espinaca debe formar parte de una dieta equilibrada que consista en una amplia variedad de alimentos, alternando siempre verduras y legumbres. Ninguna exageración es beneficiosa. Equilibrio y diversidad alimentaria, este es el camino hacia la salud.

Entradas relacionadas: