Skip to content

Hernia de disco: ¿qué es, tipos, síntomas y cura?

12 Junio, 2021
            Fiebre amarilla: síntomas, transmisión y vacuna.

Visión general

¿Qué es el disco herniado?

La hernia de disco ocurre cuando parte de un disco intervertebral sale de su posición normal y comprime las raíces nerviosas que se ramifican de la médula espinal y emergen de la columna vertebral. Este problema es más común en las regiones lumbar y cervical, ya que están más expuestos al movimiento y soportan más la carga.

Una hernia de disco puede irritar los nervios cercanos y provocar dolor, entumecimiento o debilidad en un brazo o una pierna. Por otro lado, muchas personas no experimentan síntomas de una hernia de disco.

Alrededor del 20% de la población tiene hernia de disco y no tiene dolor. Tener una hernia de disco no significa estar enfermo. Alrededor del 80% del dolor de hernia de disco termina en 2 meses, con o sin tratamiento, el 20% restante provocará dolor crónico.

¿Cómo se forma una hernia de disco?

Según el neurólogo Marcos Maldaun, la hernia de disco está formada por procesos que afectan a la biomecánica de la columna vertebral, el equilibrio, el disco, los músculos paravertebrales y el cuerpo vertebral con movimientos. Pueden degenerar el disco vertebral, romperlo y hacer que los fragmentos de disco migren, causando la hernia. Estos cambios pueden deberse a estornudos, tos o movimientos más intensos en el impacto excesivo y los deportes de carga, especialmente en personas que están predispuestas a la enfermedad.

Tipos

Según el ortopedista Clovis Brown Jr., el disco herniado se puede dividir en tres tipos, que son:

  • Protuberancias: generalmente hernias más pequeñas contenidas dentro del anillo fibroso del disco.
  • Hernias extruidas: cuando hay una lesión completa de este ángulo.
  • Hernias abducidas y hernias migradas: donde el fragmento herniado se extiende a través del canal medular, separándose completamente del disco.

En general, la hernia de disco puede ocurrir en cualquier parte de la columna, siendo más frecuente en los últimos niveles de la columna lumbar, especialmente l4-5 y l5 y sacro.

Causas

Los discos intervertebrales son estructuras en forma de anillo o discos ubicados entre las vértebras que forman la columna vertebral. Los discos consisten en tejido cartilaginoso y elástico y su función principal es evitar la fricción entre una vértebra y otra, pero permitiendo el movimiento entre ellas.

El disco herniado ocurre con el desgaste de estos discos, causado por su uso repetitivo. En los discos herniados, hay una debilidad o incluso una ruptura del anillo que contiene el disco, donde parte de su contenido sale de su posición normal e invade el canal vertebral, donde comprimen las raíces nerviosas, causando compresión en ellas y, en consecuencia, dolor.

El desgaste del tiempo y la genética son las principales causas predisponentes de una hernia de disco, pero obligar a los músculos de la espalda a levantar el exceso de peso puede ser un desencadenante de este problema.

Más raramente, un accidente o lesión también puede conducir a una hernia de disco.

Hernia de disco causa dolor de espalda

Factores de riesgo

El sobrepeso y las actividades que requieren mucho esfuerzo físico son factores que pueden desencadenar problemas de espalda, incluida la hernia de disco. Los movimientos repetitivos en el trabajo que ejercen una gran presión sobre los músculos de la espalda pueden causar desgaste del disco y, en consecuencia, provocar hernia. Un estilo de vida sedentario y una posición repetida, como sentarse demasiado tiempo también pueden causar daños en el disco, lo que puede causar hernia de disco.

También hay evidencia de que la genética puede desempeñar un papel en el desarrollo de discos herniados. Esto significa que tiene un mayor riesgo de hernia de disco si sus padres, hermanas o hermanos tienen la enfermedad.

Síntomas

Síntomas herniados de disco

Una persona puede tener una hernia de disco y ni siquiera darse cuenta. Pero en la mayoría de los casos, el paciente siente dolor. El dolor está más concentrado en las regiones lumbares y cervicales de la columna vertebral y, en algunos casos, puede irradiarse a las extremidades superiores en el caso de la hernia cervical y a las extremidades inferiores (ciática) en los casos de hernia lumbar.

Los principales síntomas de hernia de disco son:

  • Dolor cervical, torácico (dorsal) o lumbar
  • Dolor en brazos o piernas (ciática).
  • Sensación de hormigueo, calambres en brazos y piernas.
  • Sensación de debilidad por los nervios afectados.
  • En casos más raros pero más severos, hay un cambio en los esfínteres de vejiga (orina) y anal (heces).

En la cita con el doctor

Los especialistas que pueden diagnosticar la hernia de disco son:

  • Clínico general
  • Ortopedista
  • Neurólogo

Estar preparado para la cita puede facilitar el diagnóstico y optimizar el tiempo. De esta manera, puede llegar a la consulta con alguna información:

  • Una lista de todos los síntomas y cuánto tiempo aparecieron.
  • Historial médico, incluidas otras afecciones que pueda tener el paciente y medicamentos o suplementos que toma regularmente
  • Si es posible, pídale a alguien que lo acompañe.

Es probable que su médico le haga una serie de preguntas, como:

  • ¿Tienes dolor de espalda que migra a tus brazos o piernas?
  • ¿Sientes debilidad u hormigueo en las piernas?
  • ¿Has notado algún cambio en el funcionamiento del intestino o la vejiga?
  • ¿Toser o estornudar empeora el dolor?
  • ¿El dolor perjudica tu sueño o tus actividades diarias?

No dude en hacer preguntas si ocurren en el momento de la consulta.

Diagnóstico y pruebas

Buscando ayuda médica

Busque atención médica si tiene dolor de espalda intenso y persistente y si experimenta alguna sensación de entumecimiento, pérdida de movimiento, debilidad o cambios en los hábitos urinarios e intestinales.

Diagnóstico de hernia de disco

Primero, el médico realizará un examen físico al paciente con sospecha de hernia discal para evaluar el dolor de espalda o la sensibilidad. Luego realizará un examen neurológico en el que evaluará los reflejos, la fuerza muscular, la capacidad para caminar y la sensibilidad al tacto, la vibración y las pruebas de sensibilidad.

En muchos casos, el examen médico, el examen neurológico y una conversación sobre el historial médico y familiar del paciente son suficientes para hacer el diagnóstico. Sin embargo, si se sospecha que otra causa está causando los síntomas descritos por el paciente, el médico puede optar por realizar más pruebas.

Exámenes

Las principales pruebas para detectar hernia de disco son:

  • Examen físico
  • La radiografía, la tomografía y la resonancia magnética de la columna muestran la ubicación de la hernia, así como su morfología y ayudan en el diagnóstico diferencial con otras enfermedades que pueden provocar los mismos síntomas.
  • Electromiografía para determinar con precisión la raíz nerviosa en cuestión y para determinar el grado funcional de la raíz nerviosa afectada
  • Se pueden realizar pruebas de velocidad de conducción nerviosa.

Tratamiento y cuidado

Tratamiento de hernia de disco

El primer tratamiento para la hernia de disco es un período de descanso con medicamentos analgésicos, seguido de fisioterapia. La mayoría de las personas que siguen estos tratamientos se recuperan y vuelven a sus actividades normales (alrededor del 80% dentro de las 6 semanas de tratamiento). Pocas personas necesitarán un tratamiento más específico, que puede incluir inyecciones de esteroides (bloqueos para el dolor), radiofrecuencia pulsada o cirugía.

Las personas que han sufrido una dislocación causada por una lesión (como un accidente automovilístico o una elevación de objetos pesados) recibirán medicamentos antiinflamatorios y analgésicos narcóticos si tienen dolor severo en la espalda y las piernas.

Si el paciente tiene espasmos en la espalda, probablemente recibirá relajantes musculares. En raras ocasiones, se pueden recetar esteroides orales o inyectables. Los antiinflamatorios se usan para controlar el dolor, pero se pueden recetar narcóticos (analgésicos potentes) si el dolor no responde a los medicamentos antiinflamatorios y los corticosteroides,

Además, los fisioterapeutas mostraron posiciones y ejercicios para minimizar el dolor causado por la hernia discal. Las recomendaciones profesionales incluyen compresas de hielo o calor, tracción, ultrasonido, estimulación eléctrica e inmovilización temporal del cuello y la espalda baja.

Las inyecciones de esteroides en la región del disco herniado (bloqueos epidurales) pueden ayudar a controlar el dolor durante varios meses. Estas inyecciones ayudan a reducir el proceso inflamatorio alrededor del disco y la raíz nerviosa, y pueden aliviar muchos síntomas o incluso resolver el problema. Las inyecciones en la columna generalmente se administran en un quirófano ambulatorio usando rayos X específicos (fluoroscopia) para ubicar el área de la columna donde se administrará la inyección.

Ejercicios

La práctica de actividad física para fortalecer la columna vertebral, ayudando a prevenir nuevos episodios. Para los pacientes que sienten mucho dolor, es ideal hacer un seguimiento con un fisiatra o fisioterapeuta. Algunos dispositivos están indicados para el tratamiento de hernias de disco porque simulan el cuidado de la fisioterapia, como la mesa de tracción electrónica y la mesa de flexión-descompresión.

Otro tratamiento es la radiofrecuencia pulsada, donde a través de la fluoroscopia, se coloca una aguja directamente en la raíz nerviosa y se conecta a un dispositivo que envía una onda eléctrica (radiofrecuencia) al nervio para tratar el dolor eléctricamente (neuromodulación).

La mesa de tracción electrónica es una plataforma con segmentos móviles que puede controlar electrónicamente la tracción en segmentos de las extremidades inferiores del paciente, reproduciendo técnicas de fisioterapia de distracción de extremidades para tratar el dolor asociado con la compresión de la raíz nerviosa.

Otros ejercicios están indicados para el tratamiento de la hernia de disco y la prevención de nuevas fases agudas, como el entrenamiento con pesas, pilates y actividades acuáticas. Lo ideal es priorizar los ejercicios que trabajan principalmente los músculos abdominales, el área vertebral y las extremidades inferiores, con el objetivo de fortalecer y estirar.

Cirugías de hernia de disco

Un número muy pequeño de personas con hernia de disco eventualmente necesitará cirugía. Su médico puede sugerir una cirugía si los tratamientos conservadores no mejoran sus síntomas después de seis semanas, especialmente si continúa intentando:

  • Debilidad
  • Dificultad para pararse
  • Pérdida del control de la vejiga o del intestino.

En muchos casos, los cirujanos pueden extraer solo la porción sobresaliente del disco. En raras ocasiones, sin embargo, se debe quitar todo el disco. En estos casos, las vértebras pueden necesitar fusionarse con accesorios metálicos para proporcionar estabilidad espinal. En raras ocasiones, su cirujano puede sugerirle que implante un disco artificial.

Drogas de hernia de disco

Los medicamentos más utilizados para tratar la hernia de disco son:

  • Dexalgen
  • Etna (cápsula)

  • Etna (solución inyectable).

Solo un médico puede decirle qué medicamento es el adecuado para usted, así como la dosis correcta y la duración del tratamiento. Siempre siga estrictamente las instrucciones de su médico y NUNCA se automedique. No deje de usar su medicamento sin consultar primero a un médico, y si lo toma más de una vez o en cantidades mucho mayores de lo recetado, siga las instrucciones en el prospecto.

Vivir (pronóstico)

¿Se cura una hernia de disco?

La mayoría de las personas con hernia de disco mejoran con el tratamiento clínico. Un pequeño porcentaje puede seguir teniendo dolor de espalda incluso después del tratamiento. Sin el tratamiento adecuado, como "vivir con dolor" o la automedicación son reprensibles y pueden ocasionar varios problemas.

Puede tomar de varios meses a un año o más para que una persona reanude todas sus actividades sin dolor de espalda o tensión. Las personas que realizan tareas que involucran tensión en la espalda o carga de peso pueden necesitar cambiar de trabajo para evitar más lesiones en la espalda.

Posibles complicaciones

Las posibles complicaciones de la hernia de disco incluyen:

  • Dolor de espalda a largo plazo y empeoramiento progresivo de los síntomas (dolor crónico)
  • Pérdida de movimiento o sensibilidad en las piernas y los pies.
  • Pérdida de la funcionalidad del intestino y la vejiga.
  • Más raramente, lesión permanente de la médula espinal.

Vivir / Pronóstico

En combinación con el tratamiento, algunas medidas en el hogar pueden ayudar a los pacientes a recuperarse más rápido y garantizar la efectividad de las terapias utilizadas. Compruébalo:

  • Comprima con agua caliente o hielo para reducir el dolor y la inflamación causados ​​por la dislocación de la hernia.
  • El descanso puede parecer bueno, ya que la falta de movimiento evita la sensación de dolor, pero no se equivoque: el descanso puede provocar problemas en las articulaciones y debilidad muscular, lo que puede ser difícil de tratar. Descanse mucho, pero siempre trate de levantarse y caminar, incluso en el trabajo y en casa.

Más información: Hernia de disco: el monitoreo físico y psicológico es clave

Preguntas frecuentes

¿Existe una relación entre la fibromialgia y la hernia de disco?

Según el neurólogo Paulo Porto de Melo, la fibromialgia y la hernia de disco son enfermedades distintas, pero pueden manifestarse por síntomas superpuestos. La fibromialgia se trata con medicamentos, mientras que los discos herniados eventualmente pueden requerir tratamiento quirúrgico. Por lo tanto, una historia clínica completa y un examen físico son esenciales para saber exactamente cuál de las dos condiciones es responsable de las quejas del paciente.

"La coordinación motora generalmente no se ve afectada por ninguna de las enfermedades, pero en algunos casos los discos herniados pueden producir déficits de fuerza muscular, lo que puede producir esta sensación de falta de coordinación", dice.

¿Cuáles son los riesgos de hernia de disco en el embarazo?

Según Clovis Brown Jr., rara vez una mujer embarazada tiene una hernia de disco que necesita corrección quirúrgica. El problema de una crisis de dolor relacionada con la hernia se debe a los medicamentos cuyo uso está prohibido durante este período de gestación. Por lo tanto, los analgésicos, las compresas de agua caliente y la fisioterapia son las indicaciones preferidas para este período.

¿Qué ejercicios deben evitar los que tienen hernia de disco?

Según el ortopedista Luciano Pellegrino, todo depende de la presencia o ausencia de síntomas y de la situación actual de la hernia de disco. En pacientes que no tienen síntomas y el disco ha sido reabsorbido, se permite prácticamente todo ejercicio. Se debe prestar especial atención a evitar actividades con una alta carga axial en la columna vertebral y el impacto. Los ejercicios de sentadillas con pesas y la flexión / torsión forzada del tronco también pueden ser dañinos.

“Lo ideal es realizar ejercicios destinados a fortalecer el NÚCLEO, los músculos paravertebrales y la estabilización postural. En presencia de síntomas dolorosos o hernia de disco reciente con compresión neurológica, se debe evitar todo ejercicio hasta el tratamiento adecuado. Es importante buscar siempre una evaluación médica previa ”, dice.

¿Quién tiene hernia de disco puede retirarse antes?

“De hecho, solo los pacientes que tienen secuelas como resultado de hernias de disco se retiraron antes, y pocos lo son. Muchas personas tienen dolor de espalda baja, causado por varias razones y no solo por hernias; y que generan dificultades para realizar trabajos y actividades de la vida diaria. Otros tienen hernias y también viven bien. Una rehabilitación bien hecha generalmente conduce a una gran calidad de vida y limita la necesidad de jubilarse y las limitaciones en la vida diaria ”, dice el ortopedista.

Prevención

Prevención

Algunas medidas pueden prevenir la hernia de disco. Lograr la seguridad ocupacional (ergonomía ocupacional) y el ocio mediante el uso de técnicas adecuadas de levantamiento de pesas y control del peso corporal es una de las principales formas de prevenir lesiones en la espalda, incluidas las hernias de disco. Hacer ejercicio y cultivar una buena postura corporal en cualquier momento del día son otros métodos preventivos efectivos.

Las ortesis (aparatos ortopédicos y chalecos) deben usarse en casos muy específicos y con consejo médico. Estas ortesis pueden ayudar a prevenir lesiones a las personas que tienen que cargar objetos pesados ​​en el trabajo. Sin embargo, el uso excesivo de estos dispositivos puede debilitar los músculos abdominales y de la espalda, empeorando el problema.

(objeto HTMLInputElement)

Más información: 10 hábitos para prevenir la hernia de disco

Referencias

Marcos Maldaun, neurólogo del Hospital Santa Paula

Clóvis Castanho Jr., ortopedista, red de hospitales de São Camilo de São Paulo

Ministerio de Salud. Disponible en: http://bvsms.saude.gov.br/dicas-em-saude/2043-hernia-de-disco

Clínica Mayo Disponible en: https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/herniated-disk/symptoms-causes/syc-20354095

Entradas relacionadas: