Skip to content

Infección fúngica vaginal: síntomas, tratamientos y causas

23 Septiembre, 2021
            Fiebre amarilla: síntomas, transmisión y vacuna.

Visión general

¿Qué es la infección fúngica vaginal?

Una infección fúngica vaginal ocurre cuando un hongo o levadura, generalmente Candida Albicans, comienza a crecer en la vagina. Este tipo de infección es muy común pero puede volverse grave si es muy frecuente.

Una vagina sana tiene varias bacterias y una pequeña cantidad de células fúngicas. La bacteria más comúnmente presente en este órgano, llamada Lactobacillus acidophilus, es responsable de mantener la flora vaginal equilibrada y prevenir el crecimiento de bacterias y hongos dañinos para la vagina.

Cuando algún factor interno o externo cambia el equilibrio de estos organismos, los hongos pueden multiplicarse en el canal vaginal y causar síntomas. El uso prolongado de antibióticos, por ejemplo, puede causar este desequilibrio. Los altos niveles de estrógeno causados ​​por el embarazo o la terapia hormonal también pueden ser responsables, así como algunas enfermedades, como la diabetes y la infección por VIH.

Aproximadamente una de cada cinco mujeres ha experimentado una infección vaginal por hongos en algún momento de sus vidas. Muchos de ellos sufren el problema dos o más veces.

Una infección micótica vaginal no se considera de transmisión sexual, sin embargo, el hongo que causa esta afección se puede propagar a través del contacto oro-genital. Se trata fácilmente, excepto en los casos en que es recurrente, cuatro o más veces al año, cuando se necesita una terapia continua para mantener la salud.

Causas

La infección fúngica vaginal generalmente es causada por Candida Albicans, un microorganismo que normalmente está presente en la vagina junto con otras bacterias. También se puede encontrar en la piel y los intestinos. La vagina contiene naturalmente una mezcla equilibrada de levadura y bacterias llamada flora vaginal. La bacteria Lactobacillus Producen un ácido que desalienta el crecimiento excesivo de levadura en la vagina, ayudando así a mantener el equilibrio de la flora vaginal. Sin embargo, la interrupción de este equilibrio puede provocar un crecimiento excesivo de levadura.

La infección fúngica vaginal puede ser causada por:

  • Uso de antibióticos
  • Embarazo
  • Diabetes no controlada
  • Deterioro del sistema inmunitario
  • Cualquier cosa que cambie el tipo y la cantidad de bacterias en la flora vaginal, como frecuentes duchas vaginales o lubricación inadecuada.

La mayoría de las veces, la infección vaginal es causada por el hongo. Candida Albicans. Sin embargo, en algunos casos, la infección puede estar ocurriendo por otro tipo de hongo. Estos generalmente responden mal a las terapias convencionales y pueden requerir un tratamiento más agresivo.

La mayoría de las infecciones pueden transmitirse sexualmente, especialmente a través del contacto sexual oral-genital. Sin embargo, la infección por levaduras no se considera una enfermedad de transmisión sexual, ya que el hongo está naturalmente presente en la vagina y también puede ocurrir en mujeres que no son sexualmente activas.

Factores de riesgo

Su riesgo de contraer una infección vaginal por hongos puede aumentar por algunos factores:

  • Uso de antibióticos. Estos medicamentos alteran el equilibrio normal entre la levadura y las bacterias en la vagina. Los antibióticos pueden reducir las bacterias muy "buenas" y provocar un mayor crecimiento de levadura en la vagina, lo que a veces causa síntomas de una infección por levaduras.
  • Tener una afección que afecta su inmunidad, como diabetes mal controlada o VIH. Tomar medicamentos con corticosteroides a veces también debilita el sistema inmunitario y aumenta el riesgo de infecciones por hongos.
  • Use pantalones ajustados o ropa interior que sobrecaliente la región vaginal.
  • Use productos de higiene íntima o polvo perfumado en el área vaginal.
  • Ducha vaginal frecuente

Síntomas

Los síntomas de la infección fúngica vaginal

Los síntomas de la infección vaginal por hongos pueden ser leves o moderados e incluyen:

  • Picazón e irritación de la vagina o entrada en la vagina (vulva)
  • Sensación de ardor, especialmente durante las relaciones sexuales o al orinar.
  • Hinchazón y enrojecimiento en la vulva.
  • Dolor vaginal
  • Aspecto de requesón blanco, espeso y sin olor

Puede tener una infección vaginal grave por hongos si:

  • Tiene síntomas graves como enrojecimiento excesivo, hinchazón y el desarrollo de picazón y grietas.
  • Tiene infecciones recurrentes (cuatro o más por año)
  • Su infección es causada por un tipo diferente de hongo que Candida Albicans
  • Estas embarazada
  • Su diabetes no está controlada.
  • Tiene alguna enfermedad que compromete el sistema inmunitario.

Diagnóstico y pruebas

Buscando ayuda médica

Vaya al médico de inmediato si:

  • ¿Experimenta dolor abdominal y fiebre de más de 38 grados junto con un flujo vaginal?
  • Está embarazada con síntomas de infección vaginal por hongos.

Haga una cita si usted:

  • Tiene un flujo vaginal inusual
  • Tiene una picazón vaginal inusual.
  • Siente dolor al tener relaciones sexuales o al orinar.
  • Tiene otros síntomas que pueden indicar una infección vaginal.
  • Seguir teniendo síntomas a pesar del tratamiento.

Los profesionales de la salud que pueden diagnosticar y tratar una infección vaginal por hongos incluyen:

  • Profesionales de enfermeria
  • Clínico general
  • Ginecólogo

En la cita con el doctor

Si es la primera vez que tiene síntomas de infección vaginal por hongos, su médico evaluará su flujo vaginal. Evite usar tampones o duchas antes de su cita para que su médico pueda evaluar el flujo vaginal.

Es probable que su médico le haga una serie de preguntas, como:

  • Que sientes
  • ¿Notas un fuerte olor vaginal?
  • ¿Cuánto tiempo has tenido síntomas?
  • ¿Alguna vez ha recibido tratamiento para la infección vaginal por hongos?
  • ¿Has intentado usar algún producto para tratar tu condición?
  • ¿Has tomado antibióticos recientemente?
  • ¿Eres sexualmente activo?
  • Estas embarazada
  • ¿Utiliza jabón perfumado o baño de burbujas?
  • ¿Tiene una ducha íntima o usa aerosoles de higiene íntima?
  • ¿Qué medicamentos o suplementos vitamínicos tomas regularmente?

Estar preparado para su cita puede facilitar el diagnóstico y optimizar el tiempo para que pueda hacerle más preguntas a su médico. De esta manera, puede llegar a la consulta con alguna información:

  • Una lista de todos sus síntomas y cuánto tiempo aparecieron.
  • Historial médico, incluyendo cualquier otra afección que tenga y medicamentos o suplementos que toma regularmente.
  • Responda sus preguntas por escrito, comenzando por las más importantes. Esto garantiza que podrá responder las preguntas relevantes antes de que finalice la consulta.

Diagnóstico de infección fúngica vaginal

Su médico puede diagnosticar una infección vaginal por hongos en función de su historial médico y un examen físico. Si sus síntomas no son típicos de una infección vaginal por hongos o si tiene infecciones recurrentes, su médico puede buscar signos de hongos u otros organismos mediante algunas pruebas:

  • Cultivo de flujo vaginal
  • Examen de sangre

Aunque la posibilidad de que se detecte una infección vaginal por hongos durante una prueba de Papanicolaou de rutina, este tipo de prueba generalmente no se requiere para diagnosticar infecciones vaginales.

Tratamiento y cuidado

Tratamiento de la infección fúngica vaginal

El tratamiento para la infección vaginal por hongos dependerá de su gravedad. Para síntomas leves a moderados con episodios poco comunes, su médico puede recomendar:

  • Aplicación única de crema antimicótica, o por unos días. Los efectos secundarios pueden incluir ardor leve o irritación durante la aplicación.
  • Dosis única de medicamentos antimicóticos orales

Reprograme una cita si los síntomas persisten incluso con tratamiento o regresan dentro de los dos meses después de que cesen.

En caso de infección vaginal por hongos complicada o grave, el tratamiento puede incluir:

  • Aplicación prolongada de crema antimicótica, de 7 a 14 días.
  • Medicamentos antimicóticos prolongados, en dos o tres dosis. Esta terapia no se recomienda durante el embarazo.

Para la infección de levadura vaginal recurrente, su médico puede recomendar el uso de un medicamento continuo para mantener el equilibrio de la flora vaginal. La terapia de mantenimiento dura meses y generalmente implica el uso de medicamentos orales. Si reaparecen, su médico puede recomendarle tratamiento a su pareja.

Si está embarazada y tiene síntomas de infección vaginal, consulte a un médico para asegurarse de que no tenga ninguna otra afección que pueda poner en peligro su embarazo. Otras afecciones con síntomas similares, como la vaginosis bacteriana, la gonorrea o la clamidia, requieren un tratamiento específico para prevenir las complicaciones del embarazo. Los expertos recomiendan que durante el embarazo:

  • Se utilizan medicamentos locales como cremas y supositorios.
  • El tratamiento dura más, usando el medicamento durante siete días o más. Esto se debe a que la infección vaginal por hongos puede ser más difícil de tratar durante el embarazo.

Medicamentos para la infección fúngica vaginal

Los medicamentos más utilizados para tratar una infección vaginal por hongos son:

  • Canditrat
  • Colpatrina
  • Fluconazol
  • Gynazole-2
  • Gyno-icaden
  • Micozen
  • Nitrato de isoconazol (crema vaginal)
  • Nitrato de miconazol (crema vaginal)

Solo un médico puede decirle qué medicamento es el adecuado para usted, así como la dosis correcta y la duración del tratamiento. Siempre siga estrictamente las instrucciones de su médico y NUNCA se automedique. No deje de usar su medicamento sin consultar primero a un médico, y si lo toma más de una vez o en cantidades mucho mayores de lo recetado, siga las instrucciones en el prospecto.

Vivir (pronóstico)

Vivir / Pronóstico

  • Use almohadillas externas durante el tratamiento ya que las almohadillas internas pueden absorber las cremas
  • Evite usar jabones perfumados para limpiar el área durante el tratamiento. Usa jabón neutro
  • Evita el sexo si es doloroso. De lo contrario, use un lubricante a base de agua para reducir la irritación. Pero cuidado: los aceites o cremas antimicóticos pueden debilitar el látex, en cuyo caso los condones pueden fallar.
  • Si el área genital se hincha o duele, intente un baño de agua estándar o coloque un paño húmedo y fresco sobre el área. No frotar para tratar de aliviar la picazón.

¿Es curable la infección fúngica vaginal?

Una infección vaginal por hongos puede sanar por sí sola, generalmente cuando comienza la menstruación. La sangre menstrual aumenta el pH vaginal, lo que lo convierte en un medio menos ácido y más alcalino, y esto evita el crecimiento de células fúngicas. Esto se debe a que en la segunda fase del ciclo menstrual, en los días previos a la menstruación, posiblemente debido a la progesterona, el ecosistema vaginal se vuelve más ácido, lo que promueve la proliferación de hongos, que ya son comensales habituales de la vagina. Con el sangrado de la menstruación, el ecosistema vaginal se alcaliniza y la alcalinización del ambiente vaginal detiene el desarrollo de hongos. Para otros casos más leves, el uso de cremas o medicamentos antimicóticos puede ser suficiente para eliminar el problema.

Las infecciones fúngicas vaginales recurrentes pueden ser difíciles de prevenir o curar. Las mujeres que tienen este problema deben investigar otras causas (como diabetes, terapia hormonal u hongos resistentes al tratamiento) para que el tratamiento sea más efectivo.

Prevención

Prevención

  • Tener una dieta balanceada Algunos estudios dicen que consumir yogur con alto contenido de lactobacilos puede ayudar a prevenir la infección, pero no se ha demostrado. Sin embargo, tener una dieta adecuada ayuda al cuerpo a funcionar y combatir las enfermedades de manera más eficiente.
  • Controlar la diabetes
  • Evite el uso innecesario de antibióticos.
  • Tener buenos hábitos de higiene íntima.
  • Después de orinar, limpie la vagina con un movimiento de adelante hacia atrás, evitando así la propagación de levaduras o bacterias desde el ano hasta la vagina o el tracto urinario.
  • Use ropa interior de algodón y evite telas sintéticas. Esto ayuda a mantener el área ventilada y evita la propagación de bacterias y hongos.
  • Evita la ropa ajustada
  • No duches íntimamente ni uses polvos desodorantes ni perfumes en el área genital. Estos elementos pueden alterar el equilibrio normal de los organismos vaginales.

Referencias

Revisado por: Viviane Lopes, obstetra y ginecóloga de la Femme Laboratório da Mulher, maestría en obstetricia de la UNIFESP – CRM SP 105166

Ministerio de Salud