La semilla de girasol protege el corazón y los intestinos.

La semilla de girasol es una excelente fuente de proteínas, fibra y vitamina E. También es rica en muchos otros nutrientes, incluidos calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, zinc, cobre, manganeso, selenio y la mayoría de las vitaminas del complejo B. , destacando B1 y B6. Además, el girasol contiene fitoesteroles y omegas. Muy sabrosa y versátil, la semilla se puede agregar a varias preparaciones alimenticias. Dos cucharadas completas (una porción de 30 gramos) proporciona 160 calorías y mucha nutrición.

Proteína completa y fibra insoluble

Una porción de 30 gramos contiene seis gramos de proteína completa con los ocho aminoácidos esenciales, por lo que es un excelente alimento para vegetarianos y veganos. La mayor parte de la fibra que se encuentra en las semillas de girasol es del tipo insoluble, que permanece intacta en el tracto digestivo y limpia el colon de desechos y toxinas. El alto contenido de fibra (dos gramos por porción) hace que la semilla de girasol sea un alimento apto para el intestino y para los diabéticos (porque su contenido de fibra es muy bajo, casi cero).

Vitamina E contra radicales libres

El girasol es uno de los alimentos más ricos en vitamina E, con un 47% de requerimiento diario contenido en una porción. Como antioxidante liposoluble, la vitamina E actúa neutralizando los radicales libres que atacan los tejidos grasos y las moléculas del cuerpo, como las células cerebrales, las membranas celulares y el colesterol. Con tanta vitamina E, la semilla de girasol brinda protección contra enfermedades degenerativas, cardiovasculares, pulmonares y articulares y reduce la velocidad del envejecimiento.

Fuente omega

Alrededor del 75% del valor calórico del girasol proviene de grasas beneficiosas y esenciales para el cuerpo, los omegas. Como la mayoría de las semillas oleaginosas, el girasol es rico en omega-6 y omega-9, el mismo ácido graso de aguacate y aceite de oliva que ayuda a regular el colesterol. Además, el omega-9 desencadena la adiponectina, una hormona que ayuda al cuerpo a producir la energía que necesita de los depósitos de grasa, lo que significa que activa la quema de grasa acumulada principalmente en el abdomen.

Rico en fitosteroles

Un estudio publicado en el Journal of Agricultural and Food Chemistry mostró que las semillas de girasol tienen altos niveles de fitoesteroles. Estos compuestos del reino vegetal tienen una estructura química muy similar a la molécula de colesterol y ayudan a controlar los niveles de colesterol LDL en la sangre cuando se consumen en cantidades suficientes. Además, otro estudio publicado en la revista Life Sciences encontró que los fitosteroles parecen proteger el intestino e inhibir el desarrollo de tumores de colon.

Calorías

Como las semillas oleaginosas son muy ricas en calorías, y el girasol no es una excepción, no debes excederte. Lo más importante es consumir con frecuencia agregando esta preciosa semilla a su rutina de alimentación. Es interesante recordar que debido a su alto contenido en grasas, proteínas y fibra, el girasol contribuye a la saciedad y puede ayudar con un programa de pérdida de peso.

Modo de usar

La cantidad indicada para los beneficios de la semilla de girasol es de una a dos cucharadas por día. Con un sabor neutro, es muy fácil de usar y puede venir en muchos platos diferentes. Coma naturalmente a la hora de la merienda, agregue jugo o vitamina, ensalada verde, sopa preparada, prepare panes, pasteles y galletas, enriquezca la granola, agregue tortilla y tapioca, prepare la harina de girasol en el procesador o muela hasta que se convierta en mantequilla, que se puede pasar en pan o tostadas. ¡Mil y un usos!