Skip to content

Sinusitis: qué es, síntomas y cómo tratar

5 Abril, 2021
            Fiebre amarilla: síntomas, transmisión y vacuna.

Visión general

¿Qué es la sinusitis?

La sinusitis es una inflamación de la mucosa de los senos, la región del cráneo formada por cavidades óseas alrededor de la nariz, pómulos y ojos. La enfermedad puede ser secundaria a una infección, condición alérgica o cualquier factor que dificulte el drenaje correcto de la secreción sinusal. El nombre más utilizado para este problema es rinosinusitis porque el proceso inflamatorio afecta tanto a la mucosa sinusal como a la mucosa nasal.

Sinusitis: dolor de cabeza y cara indica enfermedad respiratoria

La sinusitis es una inflamación de la mucosa de los senos, la región del cráneo formada por cavidades óseas alrededor de la nariz, pómulos y ojos. La enfermedad puede ser secundaria a una infección, condición alérgica o cualquier factor que dificulte el drenaje correcto de la secreción sinusal. El nombre más utilizado para este problema es rinosinusitis porque el proceso inflamatorio afecta tanto a la mucosa sinusal como a la mucosa nasal.

Tipos

Hay dos tipos de sinusitis. La sinusitis puede ser:

  • Agudo: cuando los síntomas están presentes por menos de 12 semanas
  • Crónico: cuando la inflamación y la inflamación de los senos están presentes durante más de 12 semanas.

Causas

La sinusitis puede ser causada por agentes infecciosos como bacterias, hongos y virus, o por factores alérgicos. El polvo, el choque térmico y los olores activos se enumeran como desencadenantes de la rinopatía alérgica. La exposición a ciertos agentes químicos y los cambios en la anatomía nasal o sinusal son parte del otro grupo responsable de la sinusitis. Hay casos aún más raros que conducen a sinusitis, como la presencia de un tumor.

Getty Images

Factores de riesgo

Las causas más comunes de sinusitis crónica incluyen:

  • Pólipos nasales: crecimientos de tejidos en el área que pueden bloquear los conductos nasales o los senos.
  • Reacciones alérgicas: la sinusitis puede ser causada por la exposición del paciente a sustancias en el aire como los ácaros del polvo, la contaminación, el polen, el moho, el pelo de los animales, el humo del cigarrillo y las partículas de insectos. Los productos químicos como pintura, desinfectantes y agentes de limpieza también pueden desencadenar la afección.
  • Alergias: otras enfermedades alérgicas, como la rinitis y el asma, pueden favorecer una enfermedad sinusal. La inflamación que ocurre con las alergias puede bloquear los senos paranasales.

  • Desviación del tabique nasal: cuando la pared entre las fosas nasales no está alineada, los conductos nasales pueden estar restringidos o bloqueados.
  • Trauma en la cara: un hueso facial fracturado o roto puede causar obstrucción nasal.
  • Enfermedades que afectan la inmunidad: las complicaciones de la fibrosis quística, el reflujo gastroesofágico, el SIDA y otras enfermedades relacionadas con el sistema inmune pueden provocar obstrucción nasal
  • Infecciones respiratorias: la gripe, el resfriado y otras enfermedades del tracto respiratorio pueden inflamar y engrosar las membranas sinusales, bloqueando el drenaje de moco y creando condiciones favorables para el crecimiento bacteriano. Estas infecciones pueden ser virales, bacterianas o fúngicas.
  • Células inmunes: bajo ciertas condiciones de salud, las células inmunes llamadas eosinófilos pueden causar inflamación de los senos.
  • Enfermedades que evitan que las pestañas sinusales se muevan correctamente, como el síndrome de Kartagener o el síndrome de los cilios inmóviles
  • Cambios de altitud (volar o bucear)
  • Fumar
  • Infecciones dentales que causan obstrucción del seno nasal.

Síntomas

Síntomas de sinusitis

Los signos y síntomas de la sinusitis crónica no son tan similares a la sinusitis aguda, porque en condiciones crónicas la tos es uno de los síntomas más frecuentes y la fiebre rara vez está presente. Esto se debe a que la sinusitis aguda es una infección sinusal temporal que a menudo se asocia con un resfriado. La rinosinusitis crónica, por otro lado, corresponde a un proceso inflamatorio con una duración prolongada (> 12 semanas) y también se puede clasificar en rinosinusitis crónica con poliposis y rinosinusitis crónica sin poliposis. Para el diagnóstico de rinosinusitis crónica debemos tener dos o más de los siguientes signos:

Obstrucción nasal o secreción nasal asociada con al menos uno de los síntomas:

  • Presión o dolor facial.
  • Reducción o pérdida del olfato.
  • Asociado con alteraciones tomográficas o evidenciado por examen de videonasofibroscopia
  • Durando más de 12 semanas.
Mi vida

Otros signos y síntomas pueden incluir:

  • Dolor de oídos
  • Dolor de mandíbula superior y dientes
  • Tos, que puede empeorar por la noche.

  • Garganta inflamada
  • Mal aliento (halitosis)

  • Fatiga o irritabilidad.
  • Náuseas

Diferenciar los síntomas de rinitis y sinusitis.

La mayoría de las personas creen que tienen sinusitis y rinitis. Aunque hay algunas diferencias entre los dos, la rinitis puede desencadenar una sinusitis. En cierto modo, para la mayoría de la audiencia, la diferencia entre ellos es un poco confusa.

En pocas palabras, la rinitis ataca solo la nariz, mientras que la sinusitis se propaga a los senos paranasales (cavidades dentro de la cara que almacenan aire y permanecen en los pómulos, detrás de los ojos y en el centro de la frente).

Los principales síntomas de la rinitis son secreción nasal, estornudos, picazón en la nariz y congestión nasal. La sinusitis, por otro lado, puede causar secreción coloreada de la nariz, nariz tapada, tos y presión en la cara.

Buscando ayuda médica

Si tiene alguno de estos síntomas, consulte a un otorrinolaringólogo. El especialista puede ayudarlo con la enfermedad y sabrá cómo diagnosticarlo lo mejor posible.

Diagnóstico y pruebas

En la cita con el doctor

Los especialistas que pueden diagnosticar la sinusitis son:

  • Otorrinolaringólogo
  • Clínico general
  • Pediatra

Estar preparado para la cita puede facilitar el diagnóstico y optimizar el tiempo. De esta manera, puede llegar a la consulta con alguna información:

  • Una lista de todos los síntomas y cuánto tiempo aparecieron.
  • Historial médico, incluidas otras afecciones que pueda tener el paciente y medicamentos o suplementos que toma regularmente
  • Si es posible, pídale a alguien que lo acompañe.

Es probable que su médico le haga una serie de preguntas, como:

  • ¿Cuándo comenzaron tus síntomas?
  • ¿Sus síntomas son continuos u ocasionales?
  • ¿Algo parece mejorar sus síntomas?
  • ¿Algo parece empeorar sus síntomas?

También es importante llevar sus preguntas a la consulta escrita, comenzando por la más importante. Esto asegura que obtendrá respuestas a todas las preguntas relevantes antes de que termine la consulta. Para la sinusitis, algunas preguntas básicas incluyen:

  • ¿Qué está causando mis síntomas o afección?
  • Además de estos, ¿cuáles son las otras posibles causas de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacer?
  • ¿Qué debo hacer a partir de ahora?
  • Tengo otras afecciones o enfermedades, ¿cómo puedo tratarlas todas juntas?
  • ¿Hay alguna restricción que deba seguir?
  • ¿Debo consultar a otro especialista?
  • ¿Existe una alternativa genérica al medicamento que está recetando?

No dude en hacer otras preguntas si ocurren en el momento de la consulta.

Diagnóstico de sinusitis

El diagnóstico de rinosinusitis es eminentemente clínico, es decir, al hablar con el médico y el examen general de otorrinolaringología, es posible realizar la mayoría de los diagnósticos. Es posible que tenga varios episodios de sinusitis aguda que duren menos de 12 semanas antes de desarrollar sinusitis crónica. Puede ser derivado a un otorrinolaringólogo para evaluación y tratamiento.

Programe una cita con su médico si:

  • ¿Tiene sinusitis aguda constante que no responde al tratamiento?
  • ¿Tiene síntomas sinusales que duran más de siete días?
  • Sus síntomas no mejoran después de consultar a su médico.

El médico examinará sus senos, ojos, oídos, nariz y garganta. Esté preparado para responder preguntas detalladas sobre sus síntomas. El médico puede querer saber:

  • ¿Qué síntomas tienes?
  • Cuando comenzaron los síntomas
  • Lo que parece mejorar o empeorar los síntomas.
  • Si tiene o ha tenido una infección respiratoria reciente
  • Si tiene alergias
  • Si fuma, está expuesto al humo de segunda mano u otros agentes alergénicos.
  • ¿Qué medicamentos toma, incluidos los medicamentos y suplementos a base de hierbas?
  • Cualquier otro problema de salud que tenga.

Algunas pruebas pueden ayudar en el diagnóstico de sinusitis:

Endoscopia nasal

Se introduce un tubo delgado y flexible (endoscopio) con una luz de fibra óptica en la punta a través de la nariz, lo que permite al médico inspeccionar visualmente el interior de las cavidades nasales. Esto también se conoce como nasofibrolaringoscopia.

Exámenes de imagen

Las tomografías computarizadas y pueden mostrar detalles de sus senos y área nasal. Pueden identificar inflamación profunda u obstrucción física que es difícil de detectar con un endoscopio. Además, estas pruebas evalúan la anatomía de los senos paranasales y pueden indicar la necesidad de cirugía. Las radiografías de los senos paranasales no permiten una evaluación adecuada de la rinosinusitis. ¡Las tomografías computarizadas solo se solicitan en situaciones especiales, no rutinarias!

Cultivos nasales

Por lo general, son innecesarios para el diagnóstico de sinusitis crónica. Sin embargo, en los casos en que la afección no responde al tratamiento, el análisis de los tejidos nasales puede ayudar a identificar la causa, como bacterias u hongos. Examinar las pestañas nasales y si funcionan correctamente también es una opción.

Prueba de alergia

Si el médico sospecha que la enfermedad es causada por alergias, se puede recomendar una prueba de alergia en la piel. Estas pruebas ayudan a identificar el alérgeno responsable de su sinusitis.

Otros examenes

El médico también puede ordenar análisis de sangre para detectar enfermedades que afectan la inmunidad y pruebas de cloro en el sudor para detectar fibrosis quística.

Exámenes

Tratamiento y cuidado

Tratamiento de sinusitis

Se recomiendan algunos tratamientos para ayudar a aliviar los síntomas de la sinusitis. Estos incluyen:

Solución salina

La mezcla de sal y agua ayuda a disolver las secreciones nasales. Puede inhalar la solución salina o gotearla en la nariz. Lo ideal es mezclar una cucharadita de sal por cada litro de agua.

Corticoides nasales

Los aerosoles nasales ayudan a prevenir y tratar la inflamación. Los ejemplos incluyen fluticasona, budesonida, triamcinolona, ​​mometasona y beclometasona. Es posible que deba usar estos medicamentos durante varios días o semanas antes de que alcancen su beneficio máximo. A diferencia de los corticosteroides orales, estos medicamentos tienen un riesgo relativamente bajo de efectos secundarios y generalmente son seguros para su uso continuo, ya que actúan directamente sobre las campanas nasales en lugar de pasar primero por el torrente sanguíneo.

Corticosteroides orales o inyectados

Estos medicamentos se usan para aliviar la inflamación de la sinusitis con síntomas intensos, especialmente si también tiene pólipos nasales. Los ejemplos incluyen prednisona y metilprednisolona. Los corticosteroides orales pueden causar efectos secundarios graves cuando se usan durante largos períodos, por lo que están indicados solo bajo consejo médico.

Descongestionantes

Estos medicamentos están disponibles en farmacias en forma de tabletas, líquidos o aerosoles nasales. Estos medicamentos generalmente se administran durante un máximo de 3 a 4 días, de lo contrario pueden causar un efecto de rebote, lo que lleva a una congestión más severa e incluso a cambios cardiovasculares.

Antibióticos

Los antibióticos son necesarios para la sinusitis si tiene una infección bacteriana. Sin embargo, la sinusitis crónica a menudo es causada por algo diferente a las bacterias, por lo que los antibióticos no siempre ayudan. En caso de duda, hable con el médico.

Cirugía Sinusal

En los casos en que la sinusitis se resiste al tratamiento, la cirugía endoscópica puede ser una opción. Para este procedimiento, el médico usa un endoscopio (tubo delgado y flexible con una luz encendida en la punta) para explorar sus fosas nasales. Luego, dependiendo de la fuente de la obstrucción, su médico puede usar varios instrumentos para extraer tejido o raspar un pólipo que está causando obstrucción nasal. Ampliar la abertura estrecha del seno también puede ser una opción.

Medicamentos para la sinusitis

Los medicamentos más utilizados para tratar la sinusitis son:

  • Acetilcisteína
  • Afrin
  • Amoxilina
  • Amoxicilina + Clavulanato de Potasio
  • Ampicilina sódica
  • Arflex
  • Estrella
  • Avalox
  • Azitromicina
  • Bactrim
  • Bi Profenid
  • Broncovaxom
  • Bacteracina y Bacteracina-F
  • Cefanaxil
  • Claritromicina
  • Clindamin-C
  • Ceclor
  • Cefaclor
  • Cefadroxil
  • Cefalexina
  • Ketoprofeno
  • Ceftriaxona disódica
  • Ceftriaxona Sódica
  • Clavulina
  • Clindamicina
  • Ciprofloxacina
  • Hincomox
  • Leucogen
  • Levofloxacina
  • Nasonex
  • Novamox 2x
  • Acetaminophen Cafeina
  • Tylenol Sinus.

Solo un médico puede decirle qué medicamento es el adecuado para usted, así como la dosis correcta y la duración del tratamiento. Siempre siga estrictamente las instrucciones de su médico y NUNCA se automedique. No deje de usar su medicamento sin consultar primero a un médico, y si lo toma más de una vez o en cantidades mucho mayores de lo recetado, siga las instrucciones en el prospecto.

Vivir (pronóstico)

¿La sinusitis es curable?

Las infecciones de los senos nasales suelen curarse con medidas de autocuidado y tratamiento médico aplicado. Si tiene ataques recurrentes, debe verificar las causas subyacentes como los pólipos nasales u otros problemas como las alergias.

Posibles complicaciones

Aunque es muy raro, las complicaciones de la sinusitis pueden incluir:

  • Absceso
  • Infección ósea (osteomielitis)
  • Meningitis
  • Infección en la región de la órbita del párpado.

Consulte a un médico de inmediato si tiene síntomas que pueden ser un signo de una infección grave:

  • Dolor o hinchazón alrededor de los ojos.
  • Frente hinchada
  • Dolor de cabeza severo
  • Fiebre
  • Confusión
  • Visión doble u otros cambios en la visión.
  • Rigidez en el cuello
  • Falta de aire.

Vivir / Pronóstico

La sinusitis puede ser un desafío estresante. Aquí hay algunas sugerencias que pueden ayudar:

Reducir la velocidad

Tome descansos entre tareas y evite actividades que empeoren sus síntomas. Como mejor le parezca, haga una lista diaria de tareas pendientes; esto puede ayudar a evitar que se sienta abrumado. Puede crear recompensas por lograr objetivos simples.

Evita tus desencadenantes

Tomar medidas para reducir su exposición a cosas que causan síntomas de sinusitis es una parte crítica del control de la enfermedad. Mantener la casa limpia en todo momento, evitar la acumulación de polvo y reservar algunas actividades puede ayudar a prevenir una crisis.

Control de enfermedades relacionadas

Las alergias y la enfermedad por reflujo gastroesofágico pueden desencadenar ataques de asma. Si es así, trate de tratar estos problemas antes de tratar el asma.

Inhalar vapor

La sequedad de la mucosa nasal favorece la acumulación de impurezas. Esto crea un ambiente ideal para la proliferación de microorganismos que pueden causar una infección y, por lo tanto, provocar una condición sinusal. Por lo tanto, la inhalación de vapor es un método para evitar el problema, ya que promueve la limpieza de las vías respiratorias. Además, el hábito fluidifica la flema acumulada, facilitando su eliminación.

Mantente alejado del cigarrillo

Fumar es muy irritante para la nariz porque perjudica el latido ciliar, que es el movimiento de pequeños pelos que drenan las secreciones de la cavidad nasal. De esta forma, el humo dificulta la limpieza y favorece la concentración de secreciones, lo que puede provocar sinusitis. El humo de segunda mano es especialmente dañino para los niños, ya que tiene cavidades nasales más pequeñas que pueden congestionarse fácilmente. Lo mismo sucede cuando respiramos un aire muy contaminado.

Beber agua

La ingestión de agua fluidifica todas las secreciones corporales y, por lo tanto, es una medida esencial para quienes desean combatir la sinusitis. Cuando una persona tiene una condición sinusal, las secreciones generalmente están más concentradas, lo que dificulta su eliminación. Beber muchos líquidos se vuelve aún más importante en caso de sinusitis causada por virus y bacterias. Esto se debe a que el proceso infeccioso puede causar fiebre, aumentar la sudoración y la pérdida de agua. Reponer esta cantidad perdida es fundamental para el buen funcionamiento del cuerpo.

Hacer un lavado nasal

La práctica debe ser rutinaria incluso para aquellos que no sufren de sinusitis, ya que reduce el riesgo de problemas respiratorios y alivia los dolores de cabeza. Para aquellos que sufren de sinusitis, el lavado nasal debe ser obligatorio. Deja las secreciones concentradas en el seno más líquido, facilitando el drenaje. El especialista recomienda el uso de solución salina en la versión en aerosol para evitar que virus o bacterias contaminen el interior del producto, lo que puede ocurrir con el uso de la versión tradicional.

Recuerde que la frecuencia del lavado depende de la necesidad del paciente. Debe hacerse al menos tres veces al día o siempre que el paciente tenga dificultades para limpiar las secreciones nasales.

Eliminar los alérgenos del medio ambiente.

Cualquier persona con alergia respiratoria lo sabe: simplemente póngase en contacto con el polvo, sea cual sea el alérgeno, y los estornudos, la picazón en los ojos y la inflamación de las estructuras nasales ya están comenzando. Sin embargo, esta última reacción puede ser un factor determinante en la evolución hacia una condición sinusal. Con la nariz tapada, el paciente tiene dificultad para respirar e incluso sonarse la nariz, lo que favorece la acumulación de secreciones. El experto enfatiza que quienes padecen sinusitis primero deben tratar la rinitis alérgica, y parte del tratamiento es mantener los factores que causan las convulsiones fuera de la rutina.

Protégete del frío

La nariz es responsable de calentar, humedecer y filtrar el aire. La respiración suele ser un poco más difícil a bajas temperaturas, ya que es necesario mantener el aire por más tiempo en la cavidad nasal para calentarla antes de llegar a los pulmones. El problema es que el cambio repentino de un ambiente cálido a uno frío puede paralizar, aunque sea temporalmente, el funcionamiento del latido del corazón ciliar, lo que hace que este calentamiento funcione. Con esta función suspendida, existe un mayor riesgo de acumulación de secreciones que pueden provocar sinusitis. Por lo tanto, antes de salir, protéjase la boca y la nariz con un pañuelo o una bufanda, evitando la entrada directa de aire frío.

Apague el aire acondicionado.

El aire acondicionado puede unir tres problemas en un solo equipo. Elimina la humedad del aire, deja el ambiente frío y aún puede favorecer la concentración de contaminantes si no se somete a una limpieza regular. Por lo tanto, siempre que sea posible, apague el aparato. También a menudo empeora la rinitis alérgica por las mismas razones.

Duerme con la cabeza en alto

La mejor posición para dormir es con la cabeza en alto. Esto ayudará a drenar sus senos faciales, reduciendo la congestión.

Remedios caseros para la sinusitis

Algunos remedios caseros ayudan a reducir los síntomas sinusales al mejorar la congestión nasal, como:

  • Té de camomila
  • Cloruro de magnesio
  • Jugo de espinacas
  • Eucalipto, nebulización de agua y sal
  • Inhalación con cebolla hervida.

Visión general

Preguntas frecuentes

¿Cómo alivio el dolor en la cara de la sinusitis?

¿Se puede asociar la sinusitis con la laberintitis?

Prevención

Prevención

La mejor manera de prevenir la sinusitis aguda es mantener la mucosa nasal hidratada, tratar la rinitis alérgica, buscar atención médica para los resfriados y la gripe:

Tener una dieta saludable

Mantener una dieta que incluya todos los grupos de alimentos es fundamental para fortalecer la inmunidad. Las proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales no se pueden perder en la dieta diaria de nadie.

Según la investigación, los micronutrientes esenciales para fortalecer la inmunidad son las vitaminas A, B6, B12, C, D, E, ácido fólico, zinc, hierro, selenio y cobre. Restauran la protección contra las infecciones, fortalecen las células inmunes y aumentan la producción de anticuerpos.

La alimentación fraccional, con cinco a seis comidas al día y la presencia de todos los grupos de alimentos, no solo protege el sistema inmunitario de la gripe y otras infecciones, sino que también ayuda a mantener un peso óptimo y una calidad de vida general.

Evitar el ayuno

Pasar muchas horas sin comida es perjudicial para el cuerpo en cualquier situación, no solo durante un episodio de gripe. Esto se debe a que el cuerpo comienza a trabajar en alerta, priorizando el mantenimiento de funciones vitales; y así la lucha contra la infección se vuelve secundaria e ineficiente.

Beber agua

Una buena hidratación puede prevenir la aparición de infecciones. Se deben ingerir aproximadamente dos litros de agua por día para permitir una buena hidratación de la mucosa. El uso de solución salina inflada o inhalada también mejora el drenaje de secreción, microorganismos e impurezas desde la nariz hasta el estómago.

Lava tus manos

Nuestras manos siempre son propensas al contacto con el virus de la gripe y otros agentes alergénicos. Por lo tanto, siempre debemos lavarlos antes de manipular alimentos, ponerlos en nuestra boca u ojos y cada vez que lleguemos a casa o al trabajo, después de conducir o usar el transporte público.

Otros consejos para manejar episodios de sinusitis aguda y crónica incluyen:

Prueba de alergias

Se realizan pruebas de alergias respiratorias para detectar el agente causante de la sinusitis. Esta lista incluye ácaros, hongos, moho, pelo de animales, entre otros. Con la prueba, es posible evitar la exposición al agente, evitando crisis. Además, es común que el asma se asocie con otras enfermedades alérgicas, como la rinitis alérgica y el eccema. Controlar las causas de estas alergias puede prevenir los ataques de asma.

Apuesta por la higiene

El moho, el pelo de los animales, los insectos, los ácaros del polvo y el polvo doméstico deben eliminarse con cuidado. Es muy importante que la ropa se lave semanalmente y se seque al sol. También se recomienda usar fundas de almohadas y fundas de colchones antiácaros, que reducen la posibilidad de convulsiones. La alfombra debe reemplazarse con otros tipos de pisos, las alfombras deben retirarse de la habitación y los humidificadores deben prohibirse ya que la humedad favorece la aparición de algunos alérgenos.

Evitar olores fuertes

Velas, aromatizantes en spray y esencias. Estos productos pueden incluso hacer que su hogar sea fragante, pero son un peligro para las personas con sinusitis. Los olores fuertes y el humo irritan las vías respiratorias y pueden desencadenar ataques de asma. Si es o tiene un pariente asmático, elimine todos estos productos o al menos opte por versiones no aromáticas.

Invierta en la vacuna contra la gripe

Los virus que causan infecciones respiratorias, incluido el virus de la gripe, también inflaman las vías respiratorias y pueden causar episodios de sinusitis. Por lo tanto, vacunarse contra la gripe puede ayudar a controlar la enfermedad. Además, recuerde siempre lavarse las manos o desinfectarlas con alcohol en gel, lo que ayuda a prevenir el virus.

Cuida la mascota

Si el contacto con animales no es bueno para usted, sería recomendable, al menos, no tenerlos en su propia casa. Pero si eso está fuera de discusión, al menos no lo deje entrar o duerma en su habitación. Otra medida importante es bañar al animal al menos una vez cada dos semanas. El lugar donde se hospeda la mascota la mayor parte del tiempo debe limpiarse todas las semanas.

Concluir

Es normal que la persona alérgica se mueva de un ambiente cerrado a un exterior con aire frío para presentar reacciones del sistema respiratorio como estornudos e hinchazón nasal. Por lo tanto, lo ideal es siempre salir de casa bien envuelto y con una bufanda o pañuelo cubriendo la nariz para que el aire frío no entre en contacto directo con él.

Apaga el cigarrillo

El cigarrillo es perjudicial para todas las personas, pero para los alérgicos puede ser aún más destructivo. Fumar favorece la evolución de las alergias respiratorias y el asma. La peculiaridad del invierno en relación con su uso es que la temporada hace que este empeoramiento sea aún más evidente, ya que la temporada a menudo se caracteriza por el aire seco y la contaminación concentrada. Los fumadores alérgicos tienen una alta probabilidad de convertirse en futuros enfermos de asma, y ​​la permanencia del hábito hará que las convulsiones se vuelvan más fuertes y difíciles de tratar.

Practica ejercicios físicos

El ejercicio excesivo puede afectar los órganos involucrados en la respiración y desencadenar episodios de sinusitis. Sin embargo, la actividad física es muy importante para controlar las enfermedades respiratorias. Cualquier actividad aeróbica promueve la mejora del sistema cardiorrespiratorio, reduciendo el número de convulsiones. Los ejercicios deben comenzar de manera lenta y constante, aumentando gradualmente la intensidad de la actividad para evitar cualquier posible crisis o falta de aliento.

Referencias

Bruno Loredo, Otorrinolaringólogo, Hospital Santa Luzia, Brasilia

Marco Jorge dos Santos, Otorrinolaringólogo, Asociación Brasileña de Otorrinolaringología y Cirugía Cervical-Facial (ABORL-CCF)

Reginaldo Fujita, otorrinolaringólogo de la Unifesp

Gilberto Ulson Pizarro, Otorrinolaringólogo, Hospital Paulista de Otorrinolaringología

Marco Jorge dos Santos, Otorrinolaringólogo, Asociación Brasileña de Otorrinolaringología y Cirugía Cervical-Facial (ABORL-CCF)

Entradas relacionadas: