Skip to content

Trombosis: qué es, síntomas, curas y más

13 Abril, 2021
            Fiebre amarilla: síntomas, transmisión y vacuna.

Visión general

¿Qué es la trombosis?

La trombosis, también conocida como trombosis venosa profunda (TVP), es la formación de un coágulo de sangre en una o más venas ubicadas en la parte inferior del cuerpo, generalmente en las piernas. Los síntomas principales son dolor e hinchazón en las piernas, ardor y cambios en el color de la piel.

Trombosis arterial

Además de la trombosis venosa profunda, también hay trombos que se forman en las arterias, bloqueando completamente este vaso.

Cuando hay una obstrucción total de las arterias cerebrales, lo llamamos accidente cerebrovascular, también conocido por el acrónimo accidente cerebrovascular. En estos casos, la región donde no llega la sangre sufre un infarto cerebral y muere.

Obtenga más información sobre la trombosis arterial en este artículo.

¿Cuál es la diferencia entre trombosis y tromboflebitis?

La tromboflebitis es la inflamación de este coágulo que se forma cuando hay trombosis y tiene síntomas como calor en la región, enrojecimiento y venas varicosas o venas dilatadas.

Trombosis hemorroidal

Cuando una hemorroide tiene una formación aguda de trombo, la llamamos trombosis hemorroidal. Esta imagen implica el desarrollo de un bulto con edema y coloración violácea en el margen anal. A menudo se acompaña de dolor intenso. Obtenga más información sobre la trombosis hemorroidal en este artículo.

Tipos

¿Cuáles son los tipos de trombosis?

La trombosis se puede clasificar en aguda y crónica:

Trombosis aguda

Inicialmente, una trombosis puede considerarse un evento agudo que a menudo el propio cuerpo utiliza mecanismos para disolverlo.

Trombosis crónica

Sin embargo, durante el proceso natural de disolución del coágulo del cuerpo, se pueden desarrollar secuelas dentro de las venas, destruyendo la estructura de las válvulas. Es a partir de este momento que la enfermedad se vuelve crónica: debido a estos cambios en las válvulas, el retorno de la sangre se ve afectado y provoca la aparición de hinchazón, venas varicosas, oscurecimiento y endurecimiento de la piel e incluso heridas. La trombosis se puede dividir en:

Causas

¿Cuáles son las causas de la trombosis?

La trombosis ocurre cuando se forma un coágulo de sangre en una o más venas grandes de las piernas y los muslos. Este coágulo bloquea el flujo de sangre y causa hinchazón y dolor en la región. El mayor problema es cuando se desprende un coágulo y se mueve en el torrente sanguíneo en un proceso llamado embolia. Una embolia puede atascarse en el cerebro, los pulmones, el corazón u otra área, y provocar lesiones graves.

Trombosis y plano

Un miedo muy común a las personas es la trombosis en los viajes aéreos. De hecho, un vuelo es un momento en que el riesgo de que aparezca este problema es mayor, ya que la persona no tiene que mover las piernas, lo que dificulta el retorno de la sangre venosa al corazón.

El mayor problema son las personas que están predispuestas a la trombosis y están en un vuelo. El síntoma más común es la hinchazón de la pantorrilla, acompañada o no de calor local y dolor.

Para prevenir la trombosis durante el viaje aéreo, algunos consejos son:

  • Use ropa cómoda, un poco más ancha, sin compresión.
  • Use medias médicas recetadas por el médico y calce adecuadamente que ayuden con el retorno venoso
  • Beba muchos líquidos, especialmente agua. El líquido, además de hidratar, también motiva a la persona a levantarse para ir al baño.
  • Evite permanecer en la misma posición durante más de dos horas.

Factores de riesgo

Hay algunos factores que se consideran en riesgo de trombosis, como:

Píldora anticonceptiva

La píldora tiene un efecto sobre la coagulación de la sangre, y algunos estudios muestran que existe un riesgo relativo cuatro veces mayor para desarrollar trombosis en mujeres que toman anticonceptivos en comparación con las no usuarias. Este riesgo aumenta con la edad. La incidencia es de 4 a 10 mil mujeres por año y entre 35 y 39 años se convierte en aproximadamente 9 a 10 mil mujeres por año. Este riesgo es mayor en el primer año de uso y aumenta en los fumadores más de diez cigarrillos al día. Obtenga más información sobre esta relación en este artículo.

Siéntate

Permanezca sentado durante mucho tiempo, especialmente al conducir o en un avión. Cuando las piernas están en la misma posición durante mucho tiempo, los músculos de la pantorrilla no se contraen, lo que dificulta la circulación sanguínea.

Pasar mucho tiempo acostado o en reposo absoluto, común en caso de hospitalizaciones, por ejemplo, también facilita la aparición de trombosis.

Herencia

Algunas familias tienen un trastorno sanguíneo que facilita la coagulación de la sangre, llamada hipercoagulabilidad. Esta herencia no suele ser una amenaza constante para la salud, pero si se combina con otro factor de riesgo de trombosis, vigile

Contusiones

Las lesiones venosas y las cirugías pueden dificultar el flujo sanguíneo, lo que aumenta las posibilidades de coágulo. La anestesia que generalmente se aplica antes de los procedimientos quirúrgicos dilata las venas y facilita la coagulación.

Embarazo

El embarazo aumenta la presión ejercida sobre la pelvis y las venas de las piernas, pero esto solo se convierte en un problema cuando una mujer es genéticamente susceptible a la coagulación de la sangre. Pero cuidado: el riesgo de coagulación de la sangre sigue siendo alto incluso seis semanas después del parto

Algunas condiciones de salud específicas.

Algunos cánceres y tratamientos aumentan la cantidad de sustancias en la sangre que facilitan la coagulación.

Las infecciones gastrointestinales, como la colitis ulcerosa, también se consideran un factor de riesgo.

Cuidado con la insuficiencia cardíaca. Un corazón débil no bombea la misma cantidad de sangre que un corazón sano generalmente bombea, lo que también aumenta el riesgo de coagulación.

El marcapasos y el catéter venoso pueden causar irritación en los vasos sanguíneos y ralentizar el flujo sanguíneo.

El exceso de células sanguíneas que produce la médula ósea (policitemia vera) hace que la sangre sea más densa y lenta de lo normal, lo que facilita la formación de coágulos.

Obesidad

La obesidad es un factor de riesgo grave para la trombosis, ya que el sobrepeso y la acumulación de grasa ejercen aún más presión sobre las venas, lo que dificulta el paso de la sangre, especialmente en la pelvis y los vasos de las piernas.

Fumar

Fumar afecta la circulación sanguínea y facilita la coagulación.

Edad

Las personas mayores de 60 años tienen más probabilidades de desarrollar trombosis que las personas más jóvenes.

Síntomas

Síntomas de trombosis

En aproximadamente la mitad de los casos, la trombosis no manifiesta síntomas en el paciente. Sin embargo, puede suceder que la persona despierte algunos signos de la enfermedad. Echa un vistazo a los principales:

  • El dolor en las piernas, especialmente en las pantorrillas, puede llegar al pie y al tobillo.

  • Sensación de ardor en la región afectada.
  • Cambios en el color de la piel en la región afectada por la enfermedad, que comienza a ponerse roja o azul
  • Edema (hinchazón) en la pierna afectada.

Diagnóstico y pruebas

En la cita con el doctor

Consulte a un especialista de inmediato si surgen los principales síntomas de trombosis. Si no se trata, la trombosis puede progresar a complicaciones más graves.

Los especialistas que pueden diagnosticar la trombosis son:

  • Clínico general
  • Angiólogo
  • Cirujano Vascular

Estar preparado para la cita puede facilitar el diagnóstico y optimizar el tiempo. De esta manera, puede llegar a la consulta con alguna información:

  • Una lista de todos los síntomas y cuánto tiempo aparecieron.
  • Historial médico, incluidas otras afecciones que pueda tener el paciente y medicamentos o suplementos que toma regularmente
  • Si es posible, pídale a alguien que lo acompañe.

Es probable que su médico le haga una serie de preguntas, como:

  • ¿Cuándo comenzaron tus síntomas?
  • ¿Tienes dolor en las piernas?
  • ¿Con que frecuencia? ¿Cuál es la intensidad del dolor?
  • ¿Hay algún paso que haya tomado que haya mejorado o empeorado sus síntomas?
  • ¿Tiene antecedentes familiares de trombosis o está relacionado con la coagulación de la sangre?

También es importante llevar sus preguntas a la consulta escrita, comenzando por la más importante. Esto asegura que obtendrá respuestas a todas las preguntas relevantes antes de que termine la consulta. Para la grasa del hígado, algunas preguntas básicas incluyen:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué exámenes necesito hacer?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento?
  • ¿Qué alternativas a esta primera opción de tratamiento me está ofreciendo?
  • ¿Necesito restringir mi actividad física o evitar viajar?
  • Tengo otras condiciones de salud, ¿cómo puedo controlarlas juntas?

No dude en hacer otras preguntas si ocurren en el momento de la consulta.

Diagnóstico de trombosis

Para saber si su caso es de trombosis o no, su médico debe preguntarle acerca de sus síntomas y también le realizará un examen físico. Sin embargo, estos métodos pueden no ser suficientes para hacer el diagnóstico y se pueden solicitar otras pruebas.

Exámenes

Se pueden ordenar algunas pruebas para mejorar el diagnóstico de trombosis, vea cuáles son:

Ultrasonido

Esta prueba de imagen se usa para identificar los lugares donde hay coagulación sanguínea.

Examen de sangre

Solicitud de verificación de sustancias en el torrente sanguíneo que generalmente facilitan la coagulación.

Venografía

En este examen, se inyecta un tinte en las venas para identificar los sitios de coagulación. Este es un método poco utilizado porque existen pruebas menos invasivas e igualmente eficientes para el diagnóstico de trombosis.

Eco Color Doppler (ultrasonido vascular)

El examen utiliza tecnología de ultrasonido para obtener imágenes más precisas de las venas afectadas por el problema, de manera no invasiva.

Tomografía y resonancia magnética

Estas pruebas de imagen también son opciones, ya que producen imágenes de vasos y pueden identificar la coagulación. Se reservan para casos de embolia pulmonar.

Tratamiento y cuidado

Tratamiento de trombosis

¿Cómo es el tratamiento de la trombosis?

Después de hacer el diagnóstico, es hora de comenzar el tratamiento. El objetivo del tratamiento para la trombosis se puede dividir en tres métodos de acción diferentes:

  • Prevenir el crecimiento de coágulos sanguíneos
  • Evite que el coágulo de sangre avance a otras regiones del cuerpo y evite así posibles complicaciones.
  • Reduce las posibilidades de recurrencia de trombosis.

Hay algunas opciones de tratamiento disponibles, que son:

  • Anticoagulantes, como los anticoagulantes, que disminuyen las posibilidades de coagulación de la sangre.
  • Uso de medicamentos para casos más graves de trombosis y también embolia pulmonar, conocida como heparina
  • Inserción de filtros en la vena más grande del abdomen para evitar que los coágulos de sangre se muevan a los pulmones.
  • Calcetines de compresión para mejorar el edema causado por trombosis.

Medicamentos para la trombosis

Los medicamentos más utilizados para tratar la trombosis son:

  • Prevenir la aspirina
  • Brillante
  • Clexano
  • Doumadin
  • Diosmin
  • Eliquis
  • Marevan

Solo un médico puede decirle qué medicamento es el adecuado para usted, así como la dosis correcta y la duración del tratamiento. Siempre siga estrictamente las instrucciones de su médico y NUNCA se automedique. No deje de usar su medicamento sin consultar primero a un médico, y si lo toma más de una vez o en cantidades mucho mayores de lo recetado, siga las instrucciones en el prospecto.

Vivir (pronóstico)

¿Es curable la trombosis?

Muchos casos de trombosis se resuelven con tratamiento, pero la enfermedad puede reaparecer. Sin el tratamiento necesario, la trombosis puede progresar a problemas más graves e incluso provocar la muerte.

Por lo tanto, es importante seguir estrictamente las pautas médicas y hacer visitas constantes a un especialista, para que exista un monitoreo adecuado del tratamiento y los medicamentos que él le da.

Posibles complicaciones

Debido a que son más frecuentes, los mayores problemas con la trombosis son sus complicaciones:

Dependiendo del segmento venoso afectado, la trombosis puede ser más o menos grave. Cuando el coágulo obstruye una pequeña vena en la pierna, causa un trastorno localizado en esa región. Cuanto más cerca del corazón, o cuanto más grande es la vena, mayor es la gravedad de la trombosis y la posibilidad de muerte.

  • Insuficiencia venosa crónica o síndrome post-trombótico.
  • Inflamación crónica de la pierna afectada y / o dolor con venas varicosas.
  • Cambios en la piel que pueden volverse más oscuros y secos.
  • Eczema con picazón muy fuerte que puede conducir a una herida difícil de curar
  • Embolia pulmonar (EP). Este último tiene una alta tasa de mortalidad.

Embolia pulmonar y trombosis

La principal complicación importante de la trombosis es la embolia pulmonar, cuando un vaso sanguíneo en el pulmón está bloqueado por un coágulo de sangre de otras partes del cuerpo, especialmente las piernas. La embolia pulmonar puede ser fatal.

Aproximadamente del 5 al 15% de las personas no tratadas con trombosis venosa profunda pueden morir por embolia pulmonar. Ambos casos pueden ocurrir en 2 de cada 1,000 individuos por año. Si pensamos en una población de 200 millones en Brasil, ¡podemos tener 200,000 a 400,000 casos nuevos por año!

Vivir / Pronóstico

Tome algunas medidas en el hogar para facilitar la vida cotidiana con trombosis:

  • Visite a su médico regularmente para verificar el tratamiento y los medicamentos.
  • Controle su consumo de vitamina K si está usando medicamentos anticoagulantes. Los alimentos ricos en esta vitamina, como la soya, la canola y algunas verduras de color verde oscuro, pueden afectar el funcionamiento de estos medicamentos.
  • Ejercite los músculos inferiores con frecuencia, especialmente la pantorrilla. Si te sientas por mucho tiempo, levántate a caminar
  • Moverlo Este siempre es un buen consejo para las personas con trombosis después de la fase aguda.
  • Adapte su estilo de vida para garantizar una vida sana y sin trombosis. Baje de peso, deje de fumar y vigile la presión arterial
  • Acostúmbrate a usar medias de compresión
  • Esté atento a cualquier sangrado, que puede ser un efecto secundario de los anticoagulantes administrados por el médico.

Prevención

Prevención

Prevenir la trombosis es mucho más fácil que tratarla. Consulte algunas medidas a adoptar:

  • Si se somete a una cirugía mayor, su médico probablemente le recetará anticoagulantes para prevenir problemas más graves, como la trombosis. No olvide tomar los medicamentos correctamente.
  • Visite a su médico regularmente para verificar que todo esté bien.
  • Haga ejercicio regularmente y evite sentarse demasiado tiempo sin mover las piernas.
  • Evite el sobrepeso, fumar, el estrés, comer alimentos que contengan grasas animales.

¿Cómo prevenir la trombosis en el avión?

  • Use ropa cómoda, un poco más ancha, sin compresión.
  • Use medias médicas recetadas por el médico y calce adecuadamente que ayuden con el retorno venoso
  • Beba muchos líquidos, especialmente agua. El líquido, además de hidratar, también motiva a la persona a levantarse para ir al baño.
  • Evite permanecer en la misma posición durante más de dos horas.

Referencias

Revisado por: Dr. Bruno Naves, Director de Publicaciones de la Sociedad Brasileña de Angiología y Cirugía Vascular (SBACV) – CRM: 13800

Ministerio de Salud

Instituto Fleury

Hospital sirio-libanés

Sociedad Brasileña de Angiología y Cirugía Vascular

Entradas relacionadas: